martes, 30 de julio de 2013

La Nueva Visión de la "izquierda"



Lejos de esta imagen de la gente de izquierda de una equitativa distribución de la riqueza y de estos ideales socialistas-igualitarios, el gobierno de la Nueva Visión está dando una importante lección a los ciudadanos: no importa quién esté en el poder, una vez arriba, todos se comportan de la misma manera.

Esto sale a relucir por las modificaciones que realizó el Gobernador a su despacho en el Palacio de Gobierno (hoy Casa de Morelos) para poder acondicionar el espacio a sus necesidades.

Si bien él argumentaba que el anterior Gobernador no despachaba ahí y que por eso las oficinas necesitaron una inversión millonaria, también es cierto que Marco Adame despachaba desde la residencia oficial llamada “Casa Morelos”, ubicada en la colonia Vista Hermosa, lo que no representaba gastos extras ni inconveniencias operativas, aunque sí incomodidad para los manifestantes que iban a exigirle cosas al Gobernador a Palacio, mientras él no se encontraba ahí.

Ahora resulta que el Gobernador Graco Ramírez no sólo acondicionó a su gusto la oficina de “Casa de Morelos” o Palacio de Gobierno, para no hacernos bolas, sino que instaló una elegante cocina completa, con su propio chef de planta y meseros. Añadió también una lujosa sala de juntas y mobiliario nuevo para no desentonar.

Y la historia se repite en todo el recinto. En la Secretaría de Gobierno, Jorge Messeguer hizo lo mismo: cocina, chef, meseros. Hasta le van a cortar el pelo a su despacho para que no tenga que salir a nada. Eso sí, de todos esos detalles se encarga el gran número de personal (que ni siquiera cabe en la oficina) con puestos tan simpáticos como “Directora de Eventos Especiales”*, reportando un sueldo de $35 mil pesos y con un currículum tan impresionante que abarca desde talleres de equidad de género hasta formar parte del comité contra los feminicidios en Morelos.

El problema no es sí quieren vivir como reyes o como plebeyos, o que las condiciones en las que trabajen sean o no óptimas. El asunto es que se predique una cosa y se haga otra.
Mucho se criticó a los panistas (que también se sirvieron con la cuchara grande al irse) pero al menos sabíamos a qué nos estábamos enfrentando.

El ejemplo perfecto está en el número de manifestaciones que han paralizado el centro de Cuernavaca, principalmente, exigiendo el cumplimiento de promesas de campaña. Que si el descuento de la CFE a los campesinos, que si las cuotas por “X” razón a los maestros. Es decir, prometer sin saber que una cosa es ser oposición y otra gobernar.

Lo más peligroso de un gobierno es que se presente con una bandera y sus acciones tomen otros derroteros.

Si ahora somos un estado gobernado por gente de izquierda, se debería ver la tendencia en la mejora de cuestiones sociales, rescate de espacios públicos (que no es lo mismo conciertos masivos) y otros rubros en donde los gobiernos izquierdistas han marcado pauta.
Esperemos que esta Nueva Visión pronto entienda que ya no están en campaña, que las instituciones han cambiado y que los excesos que cometan serán evidenciados tarde o temprano.

Mientras tanto, que el Gober nos invite en su oficina unos chilaquiles, ¿no?

**Como dato adicional: Para ocupar una dirección, la persona debe contar con cierto perfil, relacionado con el puesto que va a desempeñar, estar titulado y tener cédula profesional. Elementos con los que no cuenta casi ningún colaborador de ese nivel de la secretaría en cuestión.

*Esta información está disponible en el área de transparencia del Gobierno del Estado.


Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.Síguenos en twitter: www.twitter.com/chineloguardian