miércoles, 31 de agosto de 2011

Ganaban 6 mil pesos asesinos de Casino Royale

Los asesinos del Casino Royale

La violencia en México ha superado los límites imaginables y hasta escribirlo en este espacio parece redundante, primero porque es obvio y segundo porque se dice en todos lados. La tragedia del Casino Royale en Monterrey es una de las miles de gotas que han hecho que no sólo se derrame el vaso, sino que también se rompa.

Sin embargo, esto para Calderón sólo significa una razón más para justificar su "estrategia" de "seguridad"; pongo ambas palabras entre paréntesis porque de la primera carecen sus acciones y la segunda es lo que más hace falta a este país ahora.

En un sinnúmero de ocasiones y por infinidad de personas ha sido cuestionada la guerra que Felipe Calderón ha emprendido contra el crimen organizado. En lo personal es un tema que me ha hecho discutir (respetuosamente) con diversos conocidos y normalmente siempre se argumenta lo mismo y se llegan a las mismas conclusiones. Es cierto que no se debe permitir que los criminales obren libremente y que algún día tenía que enfrentarseles, pero también es cierto que había que hacerlo con inteligencia y eso es lo que opina la gente en una encuesta publicada en http://mexico.cnn.com/mexicoopina.

Calderón no te sientas ofendido la encuesta
se refiere a inteligencia policiaca...

Por otra parte, me pregunto como muchos lo han hecho antes ¿cuál es el objetivo de esta guerra? Porque es un hecho que tener un país seguro no lo es. ¿Es acaso detener criminales? Se han detenido varios de gran fama, pero los grandes capos como el Chapo Guzmán o el Azul Esparragoza (que vivía libremente en Morelos) siguen aún libres. Con estas detenciones parece que sólo se le ha cortado la cola a lagartija, pero bien sabemos que rápido volverá a crecer y todo esto se debe a la falta de inteligencia de la estrategia.

Se pueden apreciar videos de los autores del incendio del Casino Royale, en los que se ve que los involucrados no toman precaución alguna e incluso se podría afirmar que hay una falta de "profesionalismo" en sus actos. Todo esto, nos muestra lo despreocupados que estaban por la "gran estrategia de seguridad" del presidente.

En esta semana fueron detenidas y presentadas estas "personas" y las autoridades de Nuevo León declararon que estos hombres ganaban sólo 6 mil pesos al mes. Quizá con esa cantidad para nuestro secretario de hacienda y suspirante a la presidencia Ernesto Cordero alcanza muy bien para vivir. Sin embargo, a esto añádanle el hecho de vivir fuera del marco de la ley y el peligro que representaban sus actividades ¿realmente vale vivir así por 6 mil pesos?

La realidad que esto nos indica es que en México el verdadero problema es que hay mucha gente que no gana lo suficiente para comer o que ni siquiera tiene trabajo. Sin embargo, un político se hace llamar el "Presidente del Empleo" y cuando llega al poder, "haiga sido como haiga sido", sus promesas ya no le importan, pero la gente sigue sin tener que comer o sin tener para vivir bien, ya no digas para "Vivir Mejor", simplemente para vivir dignamente. Obviamente esto no justifica que una persona se convierta en criminal, ni pretendo defender a estas piltrafas terroristas, pero habría que ponerse en los zapatos de estas personas para saber cuanto aguantaríamos como ciudadanos ejemplares.

Por otro lado, la mentada "guerrita" de Calderón ha mermado el turismo, ha motivado la fuga de capitales y ha afectado otros importantes sectores económicos. Asimismo, actualmente Monterrey, una de las ciudades más prosperas del país, se ha convertido en un verdadero campo de batalla y obviamente esto ha afectado a su economía. Sin embargo, la situación de la sultana del norte no es algo que ocurrió de la noche a la mañana y una muestra de ello es la carta que Alejandro Junco de la Vega, director general del Grupo Reforma envió en 2008 a Natividad González Parás exgobernador de Nuevo León al abandonar el país por la inseguridad.

Todavía ayer Felipe Calderón tuvo el cinismo de decirle a los niños de México que no se angustien por la inseguridad, pero todos nuestros niños tienen un séquito de guaruras que los proteja no sólo de los criminales, sino también de los cateos del ejército y si no pregúntenle al poeta Efraín Bartolomé.

Finalmente, invito a los lectores de este espacio a correr la voz de que esta "guerra" necesita inteligencia porque México no es un campo de batalla. Si realmente estuviéramos en una guerra quizá tendríamos la posibilidad de defendernos si estuviesemos en medio de un fuego cruzado. Sin embargo, como la guerra sólo es entre Calderón y el crimen organizado se deben planear verdaderas estrategias y desarrollar tácticas para salvaguardar la vida de gente inocente en un país al que le han robado la inocencia.

Quizá tengamos que esperar a que acabe el sexenio
para que Calderón deje de jugar a la "guerrita"

Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.
Síguenos en twitter: www.twitter.com/chineloguardian