jueves, 3 de marzo de 2011

Av. Morelos; un campo de batalla


En un verdadero territorio de guerra se ha convertido Av. Morelos, no sólo por su apariencia, sino porque se ha vuelto el epicentro de la lucha política, de la lucha de la ineptitud contra el razocinio, de la lucha en la que se a quien se perjudica más es a la ciudadanía. 

El conflicto inicia por el afán de un político (Martínez Garrigós) de mostrarse, de reaccionar ante los obstáculos de sus proyectos. A este personaje el trienio le pareció cortó y por lo mismo se apresuró, pero al hacerlo ha hecho que a nosotros su gobierno se nos haya hecho demasiado largo, casi interminable. Finalmente, su ineptitud llegó a tal grado, que los demás partidos políticos decidieron intervenir, con fines electorales y la idea de dejarlo en la lona. 

A todo esto hay que añadirle el manejo que Martínez Garrigós, haciendo gala de su inexperiencia, ha dado a ciertos medios de comunicación. Buscando nuevas alternativas a comenzado una campaña política a manera de contienda electoral, en la que ha llenado de lonas Cuernavaca para enviar mensajes que NO aportan nada y lo más preocupante; que NO se entienden.
NO entiendo fue la respuesta de la gente ante estas lonas,
NO entiendo como pueden gastarse nuestros impuestos 
en estas estupideces.

 NO entendíamos nada y una asociación fantasma 
vino a hacer la aclaración

Asimismo, recurre a prácticas de uno de sus rivales; el PAN y de Marco Adame en específico, ya que ahora hasta ha colocado lonas para atacarlo bajo una asociación fantasma "Cuernavaca Sí". Esto me recuerda a una de las primeras notas de este espacio en las que denunciamos como el gobernador mandó poner lonas para echarse porras solo. 

El conflicto se hizo cada vez más grande y en los conflictos que generaron las obras de Av. Morelos entraron los transportistas y empresarios, que se dice están impulsados por el PAN. Mientras que por otro lado aparece la CTM en la que desde siempre ha estado detrás el PRI. De esta manera, se configura un conflicto artificial en el que cada partido mueve a su títere con la intención de desprestigiar al contrario, pero sobre todo generando caos.

Parecía difícil que hubiese problemas mayores en estos días en Morelos que los que representa la inseguridad. Sin embargo, en las útlimas semanas hemos visto que eso sólo es una parte de nuestro putrefacto sistema político. Pareciera que no es suficiente la inversión que ha perdido nuestro Estado por estos temas, como para seguir generando condiciones adversas. 

Los tres primeros años del gobierno panista de Marco Adame fueron difíciles y por la inseguridad su imagen fue viniendo a menos conforme avanzaba el sexenio. Sin embargo, cuando apareció Garrigós acaparó la atención por sus desatinos y fue ahí cuando el gobierno del estado optó por callar, para dejar que el PRI se debilitara a través de dicho personaje, hasta ahora que ha intervenido el conflicto de Av. Morelos. Para MMG en cambio sólo hay tres años y no creo que le alcance el tiempo para aprender la lección.

Lo único que actualmente le interesa a la gente es que se solucione el caso de dicha avenida y que no se haga más grande. Que los partidos no lo tomen como zona de combate con objetivos electorales y que entre la cordura en alguno de los actores políticos morelenses. Porque lo que es un hecho, es que esto NO puede seguir así...

Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.

Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian