viernes, 31 de agosto de 2012

Rechaza Calderón aceptar su fracaso




Comienzan a verse en los medios de comunicación los mensajes con los que Felipe Calderón se despide de la presidencia de la república bajo el pretexto de su sexto informe de gobierno. De todos estos mensajes llaman la atención los que abordan el tema del combate al crimen y en especial la forma en que fueron producidos.
 
Las imágenes de estos spots televisivos muestran a Calderón cabizbajo, melancólico y lucen tonos casi sepia que reflejan, más que los típicos logros de los presidentes, el fracaso de su lucha sin estrategia. Lo primero que llama la atención, es la supuesta preocupación del gobernante; "cuidar a las familias y pensar en el país que dejaríamos a nuestros hijos". Todos conocemos el resultado, más de 88 mil muertos y contando (de acuerdo a información publicada por la revista Proceso en junio de 2012), entre ellos miles de inocentes. El país que Calderón dejó a sus hijos es un país menos seguro y más violento.
Más adelante, usa la demagogía para justificar su derrota diciendo "hoy tenemos un México que no se arrodilla frente al crimen y que se juega el alma por cuidar a su gente". Es una realidad que no nos arrodillamos ante el crimen, nos escondemos de él e incluso algunos han huído; muchas familias mexicanas han dejado el país por seguridad en este sexenio. Tiene razón que nos jugamos el alma y hasta el pellejo, pero al salir a las calles del México que ha dejado su gobierno.
Su mensaje cierra diciendo "por ti, por tu familia y por México, esta lucha vale la pena", es decir que además de haber llenado de sangre al país nos comparte la responsabilidad de sus acciones y reafirma que "vale la pena" porque sabe que nunca logró convencer a la gente de ello. 
 
A pesar, de que el fracaso del gobierno de Calerón se ha visto reflejado en las urnas para el PAN, hay algo que ha hecho que en los últimos meses veamos al panista de una forma distinta. La razón de este cambio de percepción se ha dado al ver que la ineptitud de Enrique Peña Nieto supera ampliamente a la de Calderón. Finalmente, siento que muchos estamos en un momento de sentimientos encontrados, en el que nos da gusto que termine el presente sexenio, pero nos aterra el que viene. 
 
Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.Síguenos en twitter: www.twitter.com/chineloguardian