jueves, 2 de septiembre de 2010

De pena Nieto

El Astroboy de Atlacomulco

Superar el mal desempeño de Calderón como presidente es una tarea, que aunque no parece tan complicada, requiere de un gran esfuerzo. Esto es triste y aterrador a la vez, ya que abre las puertas de Los Pinos a personajes que desde ahora empiezan a mostrar características negativas. Tal es el caso del Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, quien desde su campaña para tomar dicho cargo, mostró una ambición desmedida y ha gastado millones en encumbrar su imagen.



En estos días, Manlio Fabio Beltrones declaró que “sólo un PRI renovado podrá regresar a Los Pinos” y es probable que esto sea cierto, pero para ello la primera decisión congruente que podría tomar este personaje es renunciar a su partido. Sin embargo, quien tiene más probabilidades de ser el candidato del tricolor a la presidencia es Peña Nieto, que parece haberse bajo la más antiguas y obsoletas enseñanzas priístas.


El Astroboy de Atlacomulco, como algunos le llaman, no sólo tiene relaciones y el apoyo de viejos priístas como Carlos Salinas de Gortari, sino también tiene parentesco con varios exgobernadores del Estado de México cómo Alfredo del Mazo González y Arturo Montiel Rojas, pero niega este último parentesco.


Desde el inicio del presente sexenio muchos lo comenzaron a ver como el futuro candidato y más al ver que Calderón representaba un sexenio perdido (y lo está siendo muchos no ven la hora en que acabe). Poco a poco, Peña Nieto se fue erigiendo como el personaje más presidenciable y también como el enemigo a vencer por otros políticos con ambiciones similares.


Sin embargo, como era de esperarse los ataques llegarían y los errores también. De esta manera, fue señalado por su manejo del caso Paulette, por aceptar convenios con el PAN para que no se aliara con el PRD y se le ha criticado en múltiples ocasiones por el apoyo que le brindan los medios, en especial Televisa. Por lo cual, parece ser que la recta final de su camino a la presidencia no será nada fácil.


Lo que el día de hoy me hace hablar de Enrique Peña Nieto no es su trayectoria, ni sus aciertos o errores políticos, es simplemente miedo. Éste me lo ha provocado un spot publicitario para la campaña de su quinto informe de gobierno. En éste aparece en su camioneta hablando de sus ideas políticas y no es tanto el mensaje el que me inquieta, sino la forma en que lo expresa.


Aparece con la camisa arremangada y con gesto de gran estadista. Su forma de hablar y sus ademanes me parecen de una falsedad que hace muchos políticos que no veía (bueno equiparable a la de Adame). Su discurso desarrollado con la más empolvada retórica priísta y un lenguaje corporal que realmente me hace desconfiar. Algunos podrán pensar que estoy exagerando, pero en realidad el Sr. Peña Nieto me da muy mala espina, pero mejor juzguen ustedes…






¿Una manera diferente de gobernar?


Nota: el PAN presentó una queja por dichos spots argumentando que sólo promueven su imagen y no aportan. Además, de que esta campaña se realiza mientras hay elecciones en Baja California y Guerrero.


Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.


Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian