viernes, 18 de diciembre de 2009

“¡Cuernavaca y Morelos son Inocentes!”


La Percepción
17 diciembre 09
Javier Jaramillo Frikas
Columna
Prohibido Prohibir


        En una larga jornada de apenas 24 horas a partir de la escandalosa balacera que culminó con la muerte del jefe del cártel de los Beltrán Leyva, Arturo, en un evento importantísimo para el gobierno federal exaltado por el presidente Calderón desde Dinamarca, que es comparada con aquella donde cae el capo colombiano Pablo Escobar Gaviria, que ha aparecido en todos los periódicos líderes en el mundo, como balde de agua fría –pero certero el misil en términos periodísticos-- nos ha caído el cierre del programa de Jairo Calixto Albarrán, “Política Cero”, en la novedosa y exitosa Milenio Televisión cuando se refirió a “Cuernavaca, la Ciudad de la Eterna Balacera”. ¿Con qué desmentir lo que todos en México y el mundo vimos durante el evento de la noche del miércoles?
        Jairo Calixto es un periodista talentoso, profesional y con la frescura que solo la libertad en TV Milenio puede darse. No nos perdemos su programa, como tampoco su columna “Pepe el Toro es Inocente” en Milenio Semanal. Cada ingrediente colocado en el platillo “El Estado contra Los Beltrán” pareció ser tan exacto que lo que en algunos lugares como la presidencia de la República celebran –ahora desde la capital danesa—en Morelos lo lamentamos y mucho. La fuente de ingresos más relevante es el turismo y esta que vivimos, una de las dos mejores temporadas para que el comercio se recupere. ¿Habrá quién escoja Cuernavaca para pasar lo que queda de diciembre y los primeros días del año? ¿Cuántos que aquí viven no tienen ganas de recibir su aguinaldo y salir corriendo aunque regresen pronto a vivir donde nos toca?
        Hablamos de los ingredientes:
        1.- Una batalla donde el gobierno federal ha centrado toda su estrategia de consolidación sin resultados favorables…hasta el miércoles EN CUERNAVACA.
        2.- Un jefe de Cártel que ha vivido en parte aquí los últimos años y que es acorralado por La Armada de México desde hace una semana y es matado EN CUERNAVACA.
        3.- Una carga desde los días del frustrado Club de Golf en Tepoztlán –que también giró informativamente por el mundo--, de la llegada en 1991 de una caterva de toda índole en la avanzada que luego haría a Jorge Carrillo Olea gobernador. Llegaron funcionarios que no se fueron.  Llegaron periodistas que no se fueron. Llegaron comunicadores oficiales que no se fueron. Llegaron jefes del Cártel de Juárez como Amado Carrillo “El Señor de los Cielos” que tampoco se fueron. Llegaron policías secuestradores y homicidas que encarcelaron y otros que no se fueron Y así es, escogieron vivir EN CUERNAVACA.
         4.- Funcionarios del gobierno estatal y municipal de Cuernavaca en áreas de Seguridad Pública –Luis Angel Cabeza de Vaca y Francisco Sánchez González-- presos y en proceso legal que les gustó, para vivir, CUERNAVACA.
        Ingredientes precisos para que el final de la obra se diera con el estruendo de Las controvertidas Torres Altitude con un origen tan mugroso que, damos mocho, cuando se le rasque a los permisos los Adrianes, los Oswaldos, los Sergios y los tantos más azulados van a aparecer. Sí, los mismos que meses atrás vivían en departamento de interés social. Ese es otro tema pero no hay que perderlo de vista.
        Bueno, el padre del que escribe, llegado a esta capital a los 10 años decía que se encontraba tan enamorado de CUERNAVACA que no se iba “ni con humo”. Tan bien se ha vivido aquí que desde el conquistador Hernán Cortés hasta Arturo Beltrán Leyva lo han tomado de residencia de descanso. Pero entre ellos han pasado verdaderos personajes como Alejandro Humbolt, los emperadores Maximiliano y Carlota, el embajador gabacho Dwigth Morrow, el escritor inglés Malcom Lowry, mafiosos como Sam Giancana, el mítico boxeador Mohamed Alí. En fin.
                             
                               “¡Cuernavaca es Inocente!”

        Acomodadas las piezas, dándole la magnitud al evento, conociendo tras darse los hechos fondos y raíces, escuchando a expertos como Ricardo Ravelo, llegamos a la conclusión que Cuernavaca es Inocente, que Morelos es Inocente. Pero que se entienda, son tan inocentes como Pepe El Toro en la dimensión que cada uno tiene, la ciudad y la entidad. Que son los que gobiernan quienes se equivocan. Que si bien a principios de los 90’s las condiciones eran otras y en las avanzadas llegaban los malosos, aquí vivían pero no era un centro vital de sus operaciones. Fragmentados en años recientes los mandos del crimen organizado, con el gobierno federal declarando la guerra sin una estrategia eficaz, lo menos que podemos hacer es exculpar al gobernador Marco Antonio Adame Castillo, a los ex alcaldes Jesús Giles y Roque González, incluso medir hasta dónde podrían ser responsables los jefes policiacos Cabeza de Vaca y Francisco Sánchez, por una razón simple: el narco de hoy no pide permiso, se toma las cosas.
        ¿Cuántos habrán sido amenazados con sus familias? Dirían en el pueblo “está cabrón”. Vaya que lo está. Los anteriores funcionarios se han equivocado en otros rubros pero en este, el del crimen organizado, no es sencillo. Lo que sí, es que la sociedad de Morelos, en especial de Cuernavaca, no puede cambiar su forma de vida, se trata de los más, y no obstante la estridencia natural del tremendo evento sangriento, y aunque nunca nos acostumbremos a que marinos o soldados patrullen las calles y hagan paradas para esculcar, sintamos que nos están cuidando. Ante las circunstancias no hay de otra.
        La realidad que vislumbrábamos nos descontó. Fue un tremendo madrazo. Lo que se vivió la noche del miércoles no puede esconderse. Está en el mundo entero. Para chinos, franceses, uruguayos, australianos, algunos norteamericanos, somos un lugar extremadamente peligroso, quizá nos comparen con Bagdad o Afganistán. Para los mexicanos, lo que sucedió está encima de las acciones cotidianas de Ciudad Juárez o en el cercano Guerrero. Para los morelenses fue un balde de agua helada en pleno invierno con apenas calzoncillos y además descalzos.
        Es la tarea, ahora, levantarse y hacer lo que normalmente se hace, pedirle a los medios de comunicación locales que así como se han negado a decir la verdad y a partir del miércoles son adalides de las libertades y valientes corresponsales de guerra, asuman su papel de manejarse estrictamente y no a petición dé, como lo han hecho. Las autoridades estatales, municipales, que les quede claro que sus guerritas estúpidas por el poder en dos años, pueden esperar y hacer comunión porque Morelos y Cuernavaca han sido agredidos, son víctimas de circunstancias especiales y que si no lo entienden, en lo general se les va a calificar de pusilánimes.
        Cuernavaca y Morelos están en el suelo y con ellas los que aquí nacimos y vivimos. ¡Para arriba! No queda de otra.
        Que aquí han vivido los jefes del narco en los últimos 18,20 años. Sí, pero no los trajimos nosotros, diría la sociedad. Pero también tienen casa de descanso empresarios, deportistas, gente de bien, normalmente llegada los fines de semana. Tampoco los trajimos pero se han integrado. Nos tomamos en parte el título del buen Jairo Calixto (al que seguiremos admirando y disfrutando aunque de pronto nos pegue en el hígado con una verdad que esperamos transitoria) y gritamos al unísono: “¡Cuernavaca es Inocente!”, “¡Morelos es Inocente”!, y claro “¡Pepe el Toro es Inocente!”.
        A continuación, una probadita amarga de la dimensión mundial de los hechos del miércoles por la noche:
Diversos medios en el mundo destacaron de inmediato la muerte de Arturo Beltrán Leyva, quien perdió la vida la noche de este miércoles en Cuernavaca, Morelos, en medio de un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Marina.
The New York Times en su portal web titula "Confirman caída de jefe de cartel mexicano" en la que citó la información otorgada por la Secretaría de Marina. Destacó también el suicidio de otro sicario.
En seguimiento al suceso, el diario español El Mundo pública en su foto principal "Cae uno de los narcos más buscados en el mundo". Indica que Beltrán Leyva es acusado en Estados Unidos por introducir cerca de 120 toneladas de cocaína.
También en España, El País coloca en sus notas principales el anunció de la caída del "Jefe de jefes", y destaca que el poder del narcotraficante se extendía desde Colombia hasta Estados Unidos.
"Consiguió llevar ríos de cocaína desde un país a otro no tuvo inconveniente en comprar cuerpos policiales enteros", pública el medio español.
BBC destacó el accionar de la Armada mexicana en la aprehensión de uno de los narcotraficantes más poderosos. "Fuerzas mexicanas matan a líder de la droga, Arturo Beltrán Leyva", da a conocer en su portal.


Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo chinel.guardian@gmail.com