viernes, 15 de enero de 2010

En el abandono

La verdadera "Selva" está ahora en la "vieja" Comercial de Plaza

El pasado miércoles 13 de enero el suplemento Cultural del Diario de Morelos sacó en portada una nota sobre edificios abandonados, enfocado principalmente en recintos culturales como el teatro Las Palmas y el cine en la Av. Ávila Camacho. En el artículo, María Gabriela Dumay, coordinadora del suplemento también habla de edificaciones como Plaza Los Arcos, que ahora parece estar remodelándose y hace un análisis en cuanto a los costos de los predios por su ubicación y extensión.


El suplemento Cultural del Diario hizo un llamado de atención


Casualmente desde hace tiempo yo también pensaba en estos sitios abandonados y cuando los veía resonaba en mi mente la frase  "Morelos tierra de libertad y trabajo... libertad y trabajo... trabajo...". Al ver la nota de la Sra. Dumay decidí que era momento de hablar no sólo de los recintos culturales, sino también de otras edificaciones que han estado abandonadas por años, ya que considero que estos lugares silenciosos nos envían un mensaje del progreso de nuestro estado y ciudad.


Tristes como el progreso de Morelos.


Retomando el tema del Teatro Las Palmas me parece triste que un lugar así esté abandonado y es que la actividad cultural en Morelos es precaria y si cada vez tenemos menos sitios para apreciarla, cada vez habrá menos oferta y a su vez nuestros artistas migrarán a otros lugares. Por otra parte, reconozco que el gobierno ha dado impulso a lugares como el Teatro Ocampo, pero eso a su vez nos muestra que quizá en Morelos sólo puede funcionar un lugar así con el respaldo del Estado. Asimismo, creo que el Cine Morelos se ha convertido en un espacio cada vez más importante, pero esto en mi opinión se debe a un buen manejo de su director Miguel Ángel Mendoza que tiene bien puestas las pilas para hacer cosas nuevas (ojalá hubiera más gente así en el gobierno).

Las plazas comerciales son otro tema importante y en especial me llama la atención el espacio en el que se encontraba la Comercial Mexicana de Plaza Cuernavaca. Es un lugar con una muy buena ubicación y además tiene la ventaja de formar parte de dicha plaza, sin embargo, nadie se ha interesado en ocuparlo o quizá no lo han querido rentar. Ahora apenas se puede apreciar por el follaje de los árboles del estacionamiento y por la hierba que crece a través del adoquín. Asimismo, comentaba sobre Plaza Los Arcos, que durante más de una década ha estado abandonada, pero que ahora parece estar sufriendo una remodelación. Otro predio que estuvo abandonado durante años fue el de la famosa Luna, pero hace poco fue ocupado.

A pesar de que estos lugares están abandonados, en Cuernavaca cada día veo que se construyen nuevas placitas, de esas que funcionan por una temporada o que van cambiando de negocios cada determinado tiempo. Me llama la atención también el local de Superama La Selva y su estacionamiento que lleva un buen rato abandonado junto con toda la cuadra a la que pertenece, un tiempo este gran local fue ocupado por el gobierno, pero ahora está solo otra vez. Así podría podría pasarme párrafos de este espacio hablando de lugares que están en el olvido y que en cierta forma representan sueños fallidos de personas que quisieron invertir en nuestra tierra.

Un espacio que realmente me entristece es la vieja estación del tren de Cuernavaca, que a pesar de los años y el daño del tiempo sigue siendo un bello edificio. Aún con sus ventanas rotas, sus graffitis y toda la basura que la rodea y con una pequeña bandera nacional ondeando en una de sus torres, sigue paciente esperando que alguien lo tome en cuenta. Es curioso que el Sr. Sergio Estrada Cajigal Barrera,  padre el ex-gobernador de Morelos publicara en 1994 un libro llamado Crónicas de Cuernavaca 1857-1930 Imágenes de la memoria, en el cual se mostraban fotografías antiguas de nuestra ciudad y al pie de la imagen de la estación decía:

"(...) Es nuestra responsabilidad como ciudadanos conservar esta
maravilla que representa toda una gran época para nuestra historia."

Sin embargo, tal parece que a su hijo que estuvo en el poder durante 9 años no le llegó el mensaje, ya que durante esos años precisamente fue cuando fue abandonada totalmente. No sabemos si habrá alguien que tenga la iniciativa de dar esta edificación el trato que merece (e incluso a la zona), pero parece que a nadie le importa, ni a un edificio vecino que parece estar a punto del abandono; sí hablo de la sede del PRI en Morelos.

La estación fue construida en 1901
y a pesar del abandono sigue en buenas condiciones


La Sra. Dumay cierra su interesante artículo dando propuestas para rescatar estas edificaciones y me parecen muy buenas y válidas. Yo no soy tan optimista, pero considero que el deterioro de estos edificios es similar al que ha tenido nuestra sociedad en los últimos años. De la misma manera, considero que en lugar de irnos extendiendo hacia las afueras de la ciudad, deberíamos empezar por corregir lo que está mal en el núcleo y empezar a acordarnos un poquito de nuestra historia, porque si no lo hacemos no creo que podamos empezar de progreso, y menos de libertad y trabajo.

Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.