lunes, 25 de enero de 2010

Paisano de Excepción


26 enero 10
Javier Jaramillo Frikas
Discurso en la presea a Mike

         Miguel Ángel Castillo Hernández nació, seguro, con micrófono al alcance y en una cabina de radio. Discípulo de su padre don Efraín, Miguel Angel siempre tuvo “la pinta” que iba a ser sueltecito de la boca. Compartimos espacios en la secundaria federal “Froylán Parroquín García” que ni “uno” ni nada, era para todos “La Federal”.  Muy joven lo escuchábamos produciendo programas en aquellas Radio Fiesta, luego lo veíamos con la melena alborotada dándole con todo a la batería en un grupo rockero. Eran los días de gloria de Evolución con el querido colega Memo Cinta en el bajo y Carlos Infanzón en la guitarra, de los hermanos Navarro –Eugenio es el actual director de mercados— o del talentoso maestro Pedro Alberto Cárdenas que fue el primero en “ir más allá de Tres Marías”, viajando por el mundo con Los Angeles Negros de Germaín de la Fuente, en América del Sur con Los Terrícolas y Pasteles Verdes o en su retorno a México para ser, durante años, director musical de Televisa, director de Siempre en Domingo, de los festivales OTI y Al Fin de Semana. Exactamente aquí algún domingo escuchamos una voz conocida y reconocida.  Esperamos que dieran los créditos del programa para encontrarnos disipar la duda y llevarnos una múltiple sorpresa:
         Si era El Mike Castillo el de la gran voz, pero había otros morelenses en la larga lista de la producción de Guillermo del Bosque, como Carlos Cárdenas Segura y Marielos Labias. La hacían en Televisa a petición del influyente Pedro Alberto, igual que a principios de los 80’s el mismo Pedro los retó para que corrieran por el mundo. Y lo siguieron Chucho Salgado Porcayo y su guitarra llorona, Beto “Batacas”  Hernández Ruíz y los hermanos Memo y Mike Castillo. Eran Los Angeles Negros que llegaban al estadio El Campín en Colombia y se guiaban a puras señas ante el clamor de miles de admiradores de la prodigiosa voz del andino Germaín. O alborotaban estadios futboleros en Buenos Aires, Argentina, en Ecuador, Uruguay, el mismo Chile o luchaban contra los fuertes vientos que casi les arrancaba a Chucho en Chicago y alegraban a hispanos en Nueva York. Entre esos morelenses anduvo el buen Mike. Músico, poeta, escritor, locutor y loco, todo ha sido al mismo tiempo Miguel Angel pero viviendo de su principal prodigio, lo que más le ha dado, a lo que él más ha dado: la locución.
         El Mike es obligado escucharlo en La Poderosa de Minnesota, donde conviven 22 mil morelenses, la mitad de ellos de Axochiapan. Los mexicanos son el 80 por ciento de hispanos en ese estado del norte estadounidense  y de ese 100 por ciento el 80 son morelenses. Digamos que es “el municipio número 34” del Estado de Morelos, con pequeñas diferencias como el clima, el ingreso per cápita, la nieve, los Mellizos, Los Vikingos y las Cataratas del Niágara muy cerca. Sin embargo, esos 22 mil añoran esta tierra y hacen todo lo posible por ayudarnos y envían divisas a sus familiares. Allá, el Mike ha triunfado, es un hispano reconocido y su programa mañanero es todo un acontecimiento.
         Miguel recibió en días pasados el reconocimiento del Gobierno de Morelos al migrante, el mismo que en años pasados obtuvo su finado hermano, el siempre bien recordado Gabriel Efraín Castillo Hernández por esa misma actitud de respaldo a los hispanos desde un programa  llamado “Sin Fronteras” transmitido desde Cuernavaca, en MIX y La Comadre del Grupo Braca.
         La hija periodista de Mike leyó el discurso enviado por su padre, el mismo que a continuación transcribimos:
        

Señoras y señores o como diría yo al entrar al estudio de transmisión:
“¡Amigos, amigas, mas amigas, pero bonitas que amigos!”.
Es un verdadero honor el estar aquí con ustedes, virtualmente, compartiendo este momento… He venido en representación de miles de migrantes a recibir la presea Emiliano Zapata.
A lo largo de 40 años he laborado en la Industria de la Radio y la Televisión, con profesionalismo y ética, por muchos de los aquí reunidos, reconocidos.
Damas y caballeros, a nombre de los que hemos tenido que emigrar, a cualquier lugar del mundo, quiero agradecer la distinción de la que, el día de hoy, he sido objeto.
Para mi, en lo personal, no ha sido necesario estar en el extranjero para exaltar la nobleza de mi tierra y de mi gente, no ha sido requisito extrañar todo lo que, para la mayoría de los aquí presentes es tan común, tan cotidiano. Quiero decirles, además, que las necesidades para los que están fuera de su país son más fuertes y más grandes de lo que se puedan imaginar.
Los que estamos allá, resulta que, ya no pertenecemos a acá y no somos de allá, porque no tenemos “papeles”, pero, no somos ilegales como muchos nos dicen… Somos indocumentados.
Se que hay muchos paisanos morelenses, que quisieran poder contribuir con algo para su terruño, pero, ¿cuanto tiempo tiene que pasar para que nos respondan de acá?
¿Sin tener que hacer tramites engorrosos? 
¿Sin recibir silencios de respuesta?
Señores, en esta ocasión, quisiera dejar una reflexión y espero no se quede en el aire:
Ojalá, dejaran de vernos como el tipo que esta barriendo dólares y que no tiene ningún problema para ganarlo… Ojala, se hayan dado cuenta de la disminución de los envíos de dinero…. Ojala, tengan a bien hacer un verdadero programa de protección y de apoyo al migrante…
Son muy bonitos los reconocimientos, ¡sobre todo, en vida!
Pero, les puedo asegurar que, son más bonitos los buenos tratos y la cortesía, que todo el “glamour” del que nos podamos rodear y si no me creen?… dense una vuelta por cualquiera de los consulados o váyanse para allá y soliciten, de acá, ayuda cuando se queden sin trabajo o peor aun, pidan ayuda para trasladar el cuerpo de un familiar o un amigo fallecido por aquellas tierras…
Para que sientan la angustia, la tristeza, la desesperación de poner botes en las tiendas y esperar a que se llenen, de pedazos de corazón, porque se ha creado un lazo invisible entre todos los migrantes y es en las “malas”, cuando de verdad estamos unidos.
Es muy agradable ser importante, pero, es mas importante ser agradable!
Perdón por el sentimiento y gracias por el reconocimiento, a la Dirección General de Atención a Grupos Especiales, de la Secretaria de Desarrollo Humano y Social.

Mike Castillo, su servidor!  


Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com