miércoles, 12 de enero de 2011

Responsabilidad colateral

TERTULIA POLITICA

Pedro MARTÍNEZ SERRANO


Los diputados integrantes de la Junta Política y de Gobierno en el Congreso del Estado, los coordinadores de todos los partidos pues, se pusieron muy orondos. Así, como si de verdad les interesara lo que sucede en Morelos, más allá que cobrar sus altísimos honorarios.


Ridículamente, los diputados fustigaron al gobernador Marco Antonio Adame Castillo, por sostener en el cargo al, eso sí, inútil, glamoroso, evasivo, simulador; bueno para nada, Procurador General de Justicia, Pedro Luis Benítez Vélez, el mismo que desde que asumió el cargo, no ha hecho nada, más que pendejadas.


Y, si no, sólo hay que recordar aquella estupidez en que incurrió el glamoroso titular de la Procuraduría General de Justicia, cual espontáneo en la materia, cuando se disparó el asesinato y abuso sexual de mujeres que, como salida fácil, ramplona, irresponsable, recurrió a la descalificación, a la condena de la víctima.


Con un espectacular desplante misógino, Pedro Luis culpó a las mujeres de ser causantes de que se les abuse sexualmente y se les asesine. El motivo de que se le ataque, más menos, acusó entonces el Procurador General de Justicia, es que las féminas andan solas en la calle, a altas horas de la noche y, peor aún, las calificó de cínicas, por vestir ropa provocativa.


Así enfrentó Pedro Luis Benítez Vélez, la embestida social, el reclamo popular ante la ola de violaciones y asesinatos de mujeres que se registró hace meses.


Ese es el Procurador, un sujeto evasivo, irresponsable que, como mejor salida a la mayoría de los hechos de sangre que se registran, toma el camino de turnarlos a la Procuraduría General de la República, con el argumento ramplón de que se trata de crímenes vinculados con la delincuencia organizada.


Ahora, con el asesinato del presidente municipal de Temoac, Abraham Ortiz Rosales queda al descubierto que ya antes, había denunciado ser víctima de amenazas e incluso, de cuando menos un intento de ejecutarlo. El Procurador General de Justicia, si se dignó a escucharlo, no decidió atenderlo. Los resultados están a la vista.


Luego del lamentable acontecimiento, surgen las voces de diputados de todos los partidos, especialmente del Revolucionario Institucional, entre ellos Andrés González García, presidente de la Comisión de Seguridad Pública y del simulador e hipócrita, Jorge Arizmendi García que llaman a cuentas al gobernador Marco Antonio. Lo amenazan con incoarle juicio político, si no corre a Pedro Luis.


Los ¿representantes populares? Olvidan que tienen una responsabilidad compartida, en la designación de quien hoy se convirtió ya, por mérito propio, en el peor Procurador General de Justicia, el glamoroso Pedro Luis Benítez Vélez. A ellos, desde el Ejecutivo se les envió una terna y, nadie más que ellos, decidieron designar al cuautlense que, por cierto, posee una feroz cuadra de caballos.


Ya si Pedro Luis decidió dejar el control de la Procuraduría en manos del corrupto y arbitrario, Agustín Pedraza, es decisión personal, aunque el responsable de lo que deje pasar, haga o deje de hacer, no es nadie, más que él, al mismo al que los diputados no se hartan de pedir favores personales o para terceros.


De ahí que habría que cuestionar la calidad moral de los legisladores locales, que pretenden llamar a cuentas al gobernador Adame Castillo por una decisión que, al final, ellos tomaron, luego de negociar favores con el ex presidente de la Barra de Abogados.


Lo cierto es que el asesinato del presidente municipal de Temoac, Abraham Ortiz Rosales, no debe servir de pretexto a los diputados, para arrinconar tramposamente a terceros, en busca de componendas, como es su estilo, que les reporten beneficios personales.


DE REFILÓN


Desafortunada la propuesta de la autoridad federal, y peor de quien la hace suya, de que los presidentes municipales deben reforzar su seguridad personal, con la adquisición de vehículos blindados y la contratación de escoltas profesionales, porque entonces habría que preguntarles: ¿Y a la población, quién la va a cuidar?


Y más: el signo de los tiempos, impone la obligación de revisar bien y a fondo los expedientes de los responsables de la seguridad pública en los 33 municipios, empezando por el hijo desconocido del ex secretario de la Defensa Nacional, Gerardo Clemente Ricardo Vega García, un tal Mauricio y pandilla que lo acompaña.
 
Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.


Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian