domingo, 12 de julio de 2009

Ropa Criminal

13 julio 09

Javier Jaramillo Frikas

Columna

Prohibido Prohibir

 

         No entienden. Se trata de que nos visiten funcionarios federales para cualquier tipo de acto, salgan las fotografías, en los noticieros, en la prensa escrita. Nada de ello ha funcionado si tomamos la contienda electoral como un referéndum sobre las funciones de los gobiernos del Partido Acción Nacional. Antes del domingo 5 se trataba de mostrar la espectacularidad del combate al narcotráfico y sus principales jefes a pesar que ninguno de los meros-meros ha pisado siquiera una comisaría. Anteayer lo volvimos a ver: una actividad intensa en contra del crimen organizado y habrá de evaluar si los detenidos son del tamaño que se dice. El pan de cada día.


         La cosa es que a Morelos vino al procurador general de la República, Eduardo medina Mora para quemar toneladas de ropa “de paca”, esa que usa la mayoría de los morelenses, porque es un acto ilícito casi del tamaño de los cárteles. Aquí la geografía es a la inversa: la traen de Estrados Unidos mientras de nuestro suelo les llega la coca, la marihuana, morfina y las metanfetaminas. Son lustros que el negocio de la ropa usada de los gringos o del control de calidad del mercado, tiene manejo por personas que conocen en los gobiernos y funcionarios que van y llegan. Incluso varios de ellos se dedican a él, sobre todo de la secretaría de Hacienda y de la PGR misma. Es un lucrativo negocio, sin duda, pero lo que se dio la semana anterior luego del estruendo electoral nos pareció un acto ya agendado pero inoportuno.


         Dos amigos, uno arquitecto nacido en Morelos, Charly Benítez y otra extraordinaria mujer, periodista pero encima de todo escritora e investigadora, Marcela Magdaleno, nos hacen llegar sus puntos de vista sobre la Ropa Criminal. Lo compartimos con ustedes porque son la voz de muchos ciudadanos morelenses que piensan lo mismo pero no tenían el espacio donde trascenderlo. Con lo que vamos a hacer adelante, necesitaremos de la colaboración de nuestros amigos y todos aquellos que se inquieten en serio. De todos modos, este es su espacio. Les va a gustar. Aquí están:


         Este es el de Charly:

 

 

Estoy de acuerdo con la frase "que cuando se tolera el contrabando y la piratería se “deforman” la mente y la cultura de los mexicanos" y con las acciones para combatir la piratería, el narco, la corrupción etc... Pero, destruir 6 millones de prendas de vestir, que son "piratas" ¿no podrían satisfacer la demanda de algunos compatriotas de veras olvidados de dios, del gobierno y de nosotros mismos? Cuando se trata de droga, armas, discos, bueno! si, que se destruyan para que no sean un flagelo a la sociedad, pero...¿Ropa? Ya los veo en una situación de desastre, inundaciones, deslaves, terremotos aquí o en cualquier otra parte del mundo, nos van a pedir que colaboremos con....ropa, alimentos etc. Si están promoviendo la ley de exención de dominio para que las propiedades de los delincuentes pasen a formar parte del patrimonio nacional, pues, creo que éste tipo de enseres, también pudieran ser de utilidad, o también cuando cateen una residencia y encuentren vínculos con la delincuencia organizada, ¿a poco la van a demoler para construir un parque? ¿No, verdad? Entonces: ¿en que quedamos? La ropita usada y posiblemente contaminada con ácaros dañinos, no se la va a poner ningún funcionario público ni diputado ni su adorada madrecita, pero los autos de lujo, las joyas, los cuadros valiosos, esos sí se los reparten y les dan "buen uso". Políticos, quien los entiende ¿O hay algo que pasé por alto?

 

 

         Marcela Cassandra Magdaleno opina sobre la Ropa:
 

Sabes Javier yo estudié en la Septien, y desde hace tiempo, por las mismas causas que tu he dejado a un lado mi militancia periodística, pero tus correos me han hecho retornar a las imprudencias, Ahora que escucho lo de la ropa quemada, te contestaré pronto con este articulo:

 

Vistiendo con sudor ajeno


Hay filas en las tiendas de ropa usada... en las grandes avenidas donde se pasean las Hummers y justo en la esquina de donde viven los bandidos oficiales, casa que esta detrás de los bandidos no oficiales, -Teopanzolco- cerca del famoso “chlett” de los intocables, se pone una camioneta que dicen "compró usado". Don Ignacio está haciendo su agosto, señoras emperifolladas asisten con lentes oscuros, para no ser identificadas por sus amigas de café- a vender su basura. Bueno don Ignacio no compra cualquier cosa, tiene que ser ropa buena, de marca, o vajillas y cubiertos de plata, cuadros de firma, botellas francesas e interesantes figurillas de porcelana “originales” que se extraen secretamente de la sala de la abuela para regatear  con el buen hombre, y sacer para la leche y la reinscripción de la escuela de sus hijos.

Por lo pronto en las colonias populares en vez de elotes y tacos dorados, las señoras sacan sus trapitos al sol; utilizando  su habilidad para remendar faldas, pintar zapatos, lavar y planchar, hacer su tendedero de ropa usada para sacer la comida del día.

-¡Esos están a diez pesitos porque todavía aguantan!, la corbata se la dejo a cinco, el vestido de quinceañera, deje le pregunto a mi mamá, dice que ese esta a treinta porque era de mi prima y se usó una vez- Así vemos como Cuernavaca, Jiutepec, Santa María entre otras se han adaptado a la crisis.

Mira Juan si le recortas la marca a ese pantalón viejo de abercrombie, se la coso a la playera, le podemos sacar cinco pesos más…


Tú también puedes participar, envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com