martes, 17 de noviembre de 2009

Armando Mier, un Gran Hombre…


Armando
17 noviembre 09
Javier Jaramillo Frikas
Columna
Prohibido Prohibir                              

         Hace unos días murió un morelense de veras ejemplar: Armando Mier Merelo, un hombre auténtico, luchador social, de izquierda, fundador del Partido de la Revolución Democrática, de los poseedores de tal inteligencia que sabían escuchar. Un personajazo. Muy querido.
         Nos hemos encontrado comentarios sobre el buen Armando. Compartimos espacio, nos ayudó colaborando en El Clarín, fuimos contemporáneos (con otro ido, buen amigo, su tocayo y pareja desde chavos, Armando Mojíca Toledo) en la popular Secundaria “Froylán Parroquín García”. Ambos de una pieza. Murió Armando y duele. A su familia y a sus compañeros la solidaridad de su paisano y, claro que sí, amigo. ¡Hasta siempre mi buen Armando!


Adiós al amigo solidario y fraterno

Escrito por Alejo Pichardo Hernández , 14 de noviembre de 2009 Desde que conocí al compañero Armando Mier siempre nos tratamos como carnales, es decir, como hermanos. La veces que platicamos sobre mis testimonios sobre el movimiento obrero independiente de los años 70s en Cuernavaca, de mi amistad con los sacerdotes de la línea de la Teología de la Liberación y de mi paso por CIDOC, pero también acerca de los 22 años que dediqué como "chalán y matacuas de la ciencia", con una producción de decenas de miles de fotos científicas en los centros de investigación de la UNAM, UAEM, Salud Pública, INIFAP etc. para ilustrar tesis de licenciatura, maestría, doctorado y también centenares de artículos publicados en revistas de la élite de científicos nacionales y extranjeros, mi Carnal Armando me alentó a escribir mi libro que titulé "Una vida en la vida de los morelenses" y que él escribió el Prólogo. Aunque supe de tu muerte días después, siempre te recordaré Carnal. Cierro esta dedicatoria con la expresión popular sincera y sin tapujos que aprendí en Ocuilan y que celebraste con una carcajada y hoy te dedico: Carnal, Bienhaya la madre que te parió.


                                      Los diputados federales en 1998

         Es otro asunto que nos llega gracias a la inquietud que históricamente ha mostrado el ex diputado local Enrique Rodríguez “El Cancún”, convertido en toda una revelación en el ciberespacio, es la parte del diario de debates en el Congreso de la Unión justo en la víspera de la renuncia de Jorge Carrillo Olea como gobernador de Morelos. Bien informado, el buen Enrique (de los auténticos líderes del transporte en Morelos) dedica un buen tiempo del día para actualizarse. Esta vez, nos comenta, vale la pena qué posiciones tenían los que tocaron el punto y que cada quien saque sus conclusiones qué hace cada uno desde entonces.
         Aquí lo tenemos, textual:

Tiene la palabra para el mismo tema, hasta por 10 minutos, el diputado Marco Antonio Adame Castillo.


El diputado Marco Antonio Adame Castillo:
Con su permiso, señor Presidente; señoras diputadas y señores diputados:
En razón de nuestro deber como legisladores y representantes populares y ante los graves acontecimientos de violencia suscitados en el Congreso del Estado de Morelos, el pasado martes 31 de marzo, vengo a esta tribuna, por segunda ocasión, para denunciar los actos de barbarie antidemocrática, provocados por miembros del Partido Revolucionario Institucional y a fijar la posición del Partido Acción Nacional, en orden a contribuir a la vigencia del estado de derecho y a crear las condiciones para restablecer la justicia y la paz en Morelos.
Afirmamos que es la política orientada al bien común y el derecho y no la violencia, el único camino válido, para defender los legítimos intereses y posiciones en la vida de las sociedades civilizadas.
Confirmamos que la violencia sigue siendo el lenguaje de los que no tienen la razón y de quienes, carentes de argumentos y sustento legal y dominados por instintos primitivos, han optado por la defensa a ultranza, de un gobernador que, como ya hemos afirmado en esta tribuna, ha dañado con sus omisiones y encubrimientos, la vida normal de las instituciones y ha causado graves perjuicios a la sociedad y como consecuencia ha merecido la desconfianza de sus gobernados.
Quienes así actuaron optaron por la puerta falsa del uso irracional de la fuerza, contradiciendo su discurso político y enfrentando a una sociedad que optó por la transición pacífica a la democracia en las pasadas elecciones federales y locales.
Señoras y señores diputados: a pesar de los insultos, de los vituperios y de los golpes proferidos contra diputados del Partido Acción Nacional, los partidos de oposición en Morelos, en cumplimiento con su responsabilidad y fieles al mandato recibido en las urnas, en sesión celebrada y calificada como secreta, dieron curso a la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, aceptada en todos sus términos e instruyeron a las distintas comisiones para proceder en consecuencia.
Ante todo esto nos preguntamos: ¿qué pasa en Morelos? ¿Es éste el lenguaje de la democracia y de la justicia social? ¿Qué oscuros intereses se intentan proteger para llegar al extremo de defender lo indefendible? ¿Qué necedad o complicidad existe entre el gobernador y su partido político, para estar dispuestos en tiempos de debacle electoral y desintegración sistemática a pagar tan alto precio político?
¿Dónde dejan, quienes así actúan, el bienestar y la tranquilidad del Estado y de sus habitantes? ¿Qué buscan, acaso crear condiciones artificiales, para dar paso a una decisión central autoritaria, que en forma golpista pretenda resolver lo que las instituciones democráticas pueden hacer en uso de sus facultades? ¿Qué esperan? Que nos enteremos por los medios de comunicación de un acuerdo popular, operado al más alto y puro estilo antidemocrático.
No, señores diputados, Morelos tiene dignidad y exige respeto a sus instituciones. Al final del siglo una responsabilidad tiene, desde mi punto de vista, el Poder Legislativo, reflexionar seria y profundamente sobre el uso del poder. Estamos en el ocaso de un siglo marcado como siglo de la megamuerte, como consecuencia de un alto costo en vidas humanas y en derechos conculcados, por aquellos que en nombre del poder han infringido contra la sociedad en distintas latitudes, graves y serios perjuicios y éste es el caso de Morelos, donde la omisión y la ineptitud han lacerado a los ciudadanos morelenses.
El Partido Acción Nacional sostiene y actúa, en consecuencia, que en la transición política de México, es indispensable un Poder Legislativo independiente, vigoroso y fiel a su función primigenia de vigilar y acotar el uso del poder.
Por lo mismo, repudiamos estos graves acontecimientos y externamos nuestra más amplia solidaridad con el Congreso del Estado de Morelos.
Exigimos, a nombre de Acción Nacional, la renuncia de Jorge Carrillo Olea a la gubernatura, pues es inadmisible que sigan dándose ejercicios tan pedestres en el gobierno que encabeza.
Reiteramos nuestra posición encaminada a iniciar juicio político contra Jorge Carrillo Olea y proponemos un punto de acuerdo en los siguientes términos:
Ante los graves acontecimientos que han venido sucediendo en el Estado de Morelos, en agravio de la ciudadanía, como consecuencia de la participación de las autoridades encargadas de la procuración e impartición de justicia y de la aplicación de la ley, en hechos delictivos y omisiones graves relacionadas con violación a las garantías individuales que consagra nuestra Carta Magna en sus artículos 14 párrafo segundo; 16 en todos sus términos; 17 párrafo segundo; 19, en todos sus términos; 20 fracciones II, III, VIII, IX; 21 y 22, ante la consignación que de estas violaciones hace la Comisión Nacional de Derechos Humanos en su recomendación número 25/98, clasificándolas en hechos que han generado inseguridad pública, deficiente procuración de justicia e ineficiencia en la administración de la misma y toda vez que el honorable Congreso de Morelos en su sesión extraordinaria el 31 de marzo, a pesar de las resistencias y actos violentos que se suscitaron para impedir el curso de dicha Asamblea legislativa ha aprobado aceptar en todos sus términos la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, antes mencionada, por considerar la existencia de graves, reiteradas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos y a las garantías individuales y convencidos de que estos graves acontecimientos requieren de una investigación exhaustiva por parte de todas las instancias que constitucionalmente tienen facultades para ello, a fin de que sea el derecho y la ley el medio para brindar seguridad y justicia a los ciudadanos y a efecto de que se deslinden las responsabilidades y se apliquen las sanciones correspondientes, los abajo firmantes, diputados integrantes de la LVII Legislatura, proponemos a esta Asamblea, el siguiente
PUNTO DE ACUERDO
Que con fundamento en el párrafo segundo del artículo 97 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, esta Cámara de Diputados solicita a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, su intervención con la designación de uno o varios comisionados especiales para que averigüen los hechos contenidos en la recomendación 25/98 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y que como señala, constituyen graves violaciones a las garantías individuales de los ciudadanos en el Estado de Morelos.
Señor Presidente: con fundamento en el artículo 58 del Reglamento del Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, solicito a usted, a nombre del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, recibir y dar el turno correspondiente a esta propuesta, misma que en este momento entrego a la Secretaría.
Por su atención, muchas gracias.
El Presidente :
Gracias, señor orador. Esta Presidencia dará el turno que corresponde al término de los oradores que han sido inscritos.
Tiene la palabra el diputado Juan Jaramillo, del Partido Revolucionario Institucional, para hablar sobre el mismo tema, hasta por 10 minutos.
El diputado Juan Jaramillo Fricas:
Gracias, señor Presidente; señoras y señores diputados:
El PRI se define como respetuoso del marco del derecho y en ese sentido respaldará la decisión final que se llegue a tomar de los sucesos del caso Morelos.
Rechazamos a la violencia y creemos también que la cultura de la estridencia, que gracias al avance democrático del país en los últimos 10 años definitivamente no se debe a nuestro partido. La cultura de la estridencia ha tenido bastantes ejemplos, incluso en este recinto, que sobra decir quién la inventó.
Todo conflicto además de causar daños, también provoca retos y oportunidades y tomando en cuenta la dificultad que tenemos los diputados para hacer uso de esta tribuna, es triste utilizarla exclusivamente para denostar y descalificar, porque algo, algo han olvidado los partidos políticos de la Revolución Democrática y de Acción Nacional.
Más allá de la definición del resultado final de este suceso, más allá de eso debe de haber la oportunidad de construir los consensos necesarios que nos permitan el día de mañana mirar a nuestros hijos con orgullo y satisfacción.
Después de todo, la responsabilidad es de todos, no exclusivamente de un gobernador o de un partido político. La responsabilidad es de todos y aquí se soslaya esa responsabilidad, se denuesta, se insulta, se descalifica, asumiéndose como dueños de una verdad y soslayando que finalmente será el derecho el que pueda determinar quién tiene la razón y a esa razón y a esa decisión debemos de ajustarnos todos.
¿Qué pasa con la actitud descalificadora que producto de un hecho lamentable ha ocurrido en los últimos dos meses? Indudablemente el más grave deterioro a la imagen de un Estado cuyos habitantes son gente de bien, todos, independientemente del partido a que pertenezcan.
Ahora bien, ¿por qué no, me pregunto, por qué no los compañeros diputados federales del Estado de Morelos, no vienen a hacer una propuesta constructiva, independientemente de lo que ocurra dentro del marco del derecho? ¿Por qué no demostrarles a los actores políticos a nivel local de nuestro Estado, que se puede tener diferencias, que puede haber debate, que puede haber discusión, siempre y cuando se antepongan los intereses de quienes votaron por nosotros e hicieron posible nuestra estadía en este lugar?
No se vale definitivamente que dentro de esa razón, dentro de esas verdades, descalifiquen a un sector importante de la sociedad de Morelos, que en 1994 llevó por la vía democrática al triunfo a nuestro partido. Es decir, yo convoco a mis compañeros diputados federales por Morelos, a construir, no a venir a descalificar ni a seguir las inercias que marcadas por intereses del centro, de alguna manera puedan delimitar una decisión cupular, como de la misma manera han definido una estrategia de la cual no tienen el menor sentimiento porque no vivieron ni nacieron en este lugar.
Por eso respetuosamente y lo dice un priísta, hago un llamado al gobernador del Estado, a los presidentes de los partidos políticos, a todos y cada uno de los diputados locales, hago un llamado respetuoso para que pongan un alto a este clima, donde cada uno dice tener la razón, pero nadie pone la buena voluntad, nadie dice voy a ceder para dar espacios, no a restringir la ley, no a violarla, tampoco a cancelarla, de ninguna manera, pero sí, con responsabilidad, a velar por la tranquilidad de la sociedad que supuestamente dicen defender algunos.
Por eso, en el caso de Juan Jaramillo Fricas, un poquito más allá de partido, como morelense, yo exhorto a los compañeros diputados federales a que antepongamos el interés de nuestra tierra y que dejemos que la ley, bajo el marco del derecho, se defina lo que pueda ocurrir. Que asumamos el compromiso de que cualquiera que sea la decisión final, la respetemos.
De nada va a servir que el día de mañana los daños, los raspones, no nos permitan, no tan sólo a nosotros, convivir, sino a nuestros hijos. Eso es lo que va a ocurrir en un clima donde cada quien es dueño de la verdad, donde cada quien no quiere ceder ni un ápice con tal de salirse con la suya. La cultura del escorpión, aquélla donde aunque se hunda el barco me hundo, ya no debe de ser la premisa para el Estado de Morelos, compañeros.
Yo creo que debemos ajustarnos al derecho, al marco de la ley, pero antes que nada, estrechar y tendernos puentes de comunicación que permitan, a todos los actores políticos de mi Estado, transitar no tan solo este problema, sino transitar con tranquilidad los futuros procesos electorales y, por la vía democrática, gane quien gane, que se respete por el bien de la sociedad.
Vuelvo a repetir, como priísta hago un exhorto respetuoso al gobernador de mi Estado, a los presidentes de los partidos políticos, a los diputados locales, a los diputados federales, a que pongamos un alto ya a este clima de intolerancia. Que la razón y que el derecho hablen por sí solos.
Muchas gracias.
El Presidente :
Ha concluido la primera ronda de oradores sobre este tema.
Damos inicio a la segunda ronda.
Tiene la palabra el diputado José del Carmen Enríquez Rosado.
El diputado José del Carmen Enríquez Rosado:
Compañeras y compañeros diputados:
Quiero manifestarles que nos parece importante la declaración del diputado Juan Jaramillo Fricas, en el sentido de que busquemos construir acuerdos, construir consensos.
Quisiera proponerle, a nombre de los diputados del PRD, lo siguiente: que podamos construir un acuerdo de gobernabilidad en el Estado. Que podamos tomar un acuerdo para limpiar las instituciones públicas y empezando por aquellas encargadas de la procuración de justicia. Que tomemos un acuerdo para terminar, para culminar la reforma política de la entidad, que tomemos un acuerdo para integrar un gobierno que restablezca la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas y en su gobierno. Que no nos interesa, y lo queremos decir, que en el interinato de ese gobierno esté un miembro del PRD y entiendo que la oposición, no quiero hablar por ellos, pero entendemos también que no se trata de poner a un gobernador de otro partido, del Partido Acción Nacional o del Partido Civilista Morelense.
Que se trata de que encabece ese gobierno un ciudadano distinguido de la entidad, que merezca el consenso, que merezca el respeto de todos los ciudadanos, que culmine esta última etapa de gobierno en la entidad. Porque efectivamente se trata de poner por encima de los intereses de los partidos los intereses generales de la entidad y se trata de eso, de construir un acuerdo de consenso.
Cuando el presidente del PRI, Palacios Alcocer, afirma que se trata de darle una salida política al asunto...
El diputado Juan Jaramillo Fricas (desde su curul):
Pido la palabra.
El Presidente :
¿Con qué objeto, señor diputado?
El diputado Juan Jaramillo Fricas (desde su curul):
Solicitarle respetuosamente si el compañero Carmelo Enríquez me pudiera permitir hacerle una pregunta.
El diputado José del Carmen Enríquez Rosado:
Acepto, compañero diputado.
El Presidente :
Adelante, diputado.
El diputado Juan Jaramillo Fricas (desde su curul):
Compañero diputado:
¿Está usted de acuerdo en que en el marco del derecho nos ajustemos todos y esperemos que las instituciones responsables de su impartición una vez que tomen la decisión, que ajustado a este marco se lleve a cabo, lo respetemos?
El diputado José del Carmen Enríquez Rosado:
Por supuesto. No podemos tomar ningún acuerdo al margen de la ley. Se trata de un proceso que ya está iniciado y usted sabrá, diputado, que el Congreso del Estado de Morelos adoptó en todos sus términos la recomendación 25/98 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y que ésta ha originado ya un proceso que seguramente culminará en un juicio de responsabilidades, que determinará el grado de responsabilidad que tenga o no tenga el gobernador del Estado.
El Presidente :
¿Concluyó su respuesta, señor orador?
El diputado José del Carmen Enríquez Rosado:
Todavía no, señor Presidente.
El Presidente :
Me indica por favor cuando concluya la respuestas.
El diputado José del Carmen Enríquez Rosado:
Sí, cómo no.
Y en segundo término hemos hecho el compromiso político de presentar a esta soberanía una denuncia, una solicitud de juicio político en contra del gobernador y por supuesto, en esos términos estaremos de acuerdo con los resultados que las distintas instancias definan en qué medida el gobernador del Estado es responsable o no de los actos que han ocurrido en la entidad.
Por supuesto, diputado, estamos de acuerdo en esos términos.
Terminó, señor Presidente.
El Presidente :
Continúen marcando el tiempo, por favor.
Continúe, diputado.
El diputado José del Carmen Enríquez Rosado:
Y nos parece importante, compañeras y compañeros diputados: porque los incidentes que ocurrieron en días pasados suscitó un fenómeno nuevo, que fue el involucramiento del Partido Revolucionario Institucional en estos hechos y hasta este momento no había ocurrido ningún incidente y hemos sido responsables de no acusar a este partido de ninguna responsabilidad de los hechos anteriores. La única responsabilidad ha sido ubicada, personal, indivisiblemente, sobre la figura del gobernador del Estado y pensamos que esos incidentes, cuando empiezan a involucrar al Partido Revolucionario Institucional, creemos que tienen detrás de sí una intención perversa.
Si el gobernador efectivamente prefiere no hundirse solo, sino que todos se vayan con él; prefiere que otras instituciones como el Presidente de la República mande una iniciativa al Senado de la República para que no sea él quien pida licencia, sino para que se declare la desaparición de poderes con todas las consecuencias impredecibles y no deseables que pueden ocurrir a la entidad.
Por eso convocamos a que tomemos corresponsabilidad de este asunto, a que no permitamos que degenere la situación política de la entidad, que avancemos en un acuerdo de consenso y que no sea una persona la que defina el futuro de la entidad, sino que sean las fuerzas políticas, las fuerzas sociales, los ciudadanos, quienes intervengan de manera definitiva en la definición de sus intereses, de sus soluciones y de sus esperanzas.
Muchas gracias.


Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com