lunes, 26 de octubre de 2009

Bueno, pero…


Lunes
26 octubre 09
Javier Jaramillo Frikas
Columna
Prohibido Prohibir


         No es uno ni diez los años que tenemos en este quehacer, así que para qué platicarles lo que hemos vivido, cuántos políticos, gobernadores, alcaldes,  jefes policiacos, procuradores, diputados o senadores han pasado. Algunos de ellos por ahí andan, pero pocos permanecen. Los altibajos del periodista son comunes, pero su presencia se mantiene de acuerdo a su trabajo. En ocasiones dependiendo de empresarios que no saben poner su nombre pero si negocios o de informadores vertebrados que dejan enseñanza. Pero siempre en el ejercicio. Es la diferencia con los que detentan algún tipo de poder por un lapso, ya con el voto ciudadano, ya por designación ejecutiva. La mayoría que hemos conocido son fugaces, se desvanecen. Los de consistencia proceden de una vertebración especial que detentando el poder o no subsisten en la vida pública.
         ¿A qué tanta cosa? Es sencillo. A partir de unos meses a la fecha la tarea de este columnista es aquí, en esta página que usted generosamente está leyendo (en el blog del Chinelo Guardián o enwww.prohibidoprohibironline.com y en las multiplicaciones tan eficaces que hacen un numeroso grupo de amigos—amigos hasta oscilar entre 40 y 50 mil lecturas, nada mal). Entendimos la vital herramienta que es “la red”. Nunca imaginamos el efecto, había que vivirlo, además no había de otra al cerrarse los espacios realmente alternativos para gente inconforme, inquieta, especial, delicada o quién sabe como autodefinirnos. El asunto no es en qué diario escribir, sino: ¿por qué escribir ahí?
         Ustedes, los que nos ayudan cada que aparece esta columna, saben lo que ha sucedido en los últimos cuatro meses y fracción que dejamos la anterior estación de la ruta y esperamos por delante muchas más. Que si un funcionario como Javier López Sánchez “le metió la mano”, que si los compromisos entre negociantes. Nada de ello. Esas cosas que mencionamos son normales en la relación Prensa—Estado, así de simple. Son ciclos y ya. Se trata de asuntos de respeto y ya. Es tener la capacidad de escribir a mano hasta en papel estraza. Es la confianza de dejar un lugar y seguir y ya. Es vivir pues. Ante ello no hay tijeras ni obstáculos. Cada quien se coloca lo que gusta, incluso el éxito.
         Bueno. Nos encontramos con colegas y amigos que nos dicen que en tal revista o semanarios, aparece esta columna como si fuese una colaboración de un servidor. El cuestionamiento de varios es si son acuerdos o qué. No, nada de ello. Por fortuna hemos hecho mucho más amigos que adversarios en este oficio dentro del gremio, así que difícilmente caeríamos en la tentación de enfrascarnos en pleitos con alguien. No, la batalla está enfrente, entre los servidores públicos, los que detentan el poder y lo hacen mal. La verdadera lucha es ganar credibilidad y es difícil saber hasta dónde la tiene cada quien.
         Ya vimos esta columna en determinados medios. Está bien. Cuando sube a “la red” no tenemos la capacidad ni el control, tampoco la perversidad para seleccionar quién sí y quién no. A         contrario, si toman una u otra columna, seguramente algo les sirve. Finalmente ni escogemos espacio, ni tal página, ni hay un trato comercial. Es una cosa de coyuntura y lo agradecemos. Ni intervenimos en su línea editorial ni lo haríamos si lo pidiesen. Cada quien hace su trabajo.
         Lo que si dejamos bien anotado es lo siguiente:
         La libertad de sentarse a la máquina sin la presión del tiempo, con la tranquilidad de la no multiplicación en tareas, es un derecho que solo los veteranos ganan. Ya entramos en esta división. Eso, claro, para nada se enfrenta con el bullicio de una redacción, el chillón y múltiple repique de teléfonos ni las groserías características de un centro de trabajo. Vamos en ese rumbo. Mientras, quienes publiquen esta columna, lo sepa o no el que las escribe, es responsabilidad de ellos el resto, porque de lo que diga cada línea (claro, si no le cambian nada)  el que responde es su servidor. Lo que hagan en esos medios no lo sabemos… ni queremos.
         Ahora, sea el medio que sea, les damos las gracias por multiplicar esta columna cuando se aparece. (Y ojalá nuestros amigos nos disculpen uno que otro retraso u olvido, como el viernes que no aparecimos por causas de fuerza mayor como son las salidas intempestivas).

                                     Martínez Cruz puntualiza…


Hola Javier.
Te doy dos datos: Rubisael Cruz López, de 33 años de edad, obrero de la construcción dedicado a colocar plafones de tablaroca.

Oscar Vélez Sotelo, trabajador de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro y miembro del Sindicato Mexicano de Electricistas.

En ambos casos se denunció su secuestro ("levantón" es parte del argot para encubrir lo que es un delito tipificado) y al día siguiente aparecieron sus cuerpos ejecutados, horriblemente torturados.

¿Tú les crees a los narcomensajes?

Yo, no.

Para mi es claro que se trata de ejecuciones de trabajadores, en ambos casos.
Fueron personas que se dedicaron al narcomenudeo? No lo se. Uno de ellos, el primero, era adicto y fue detenido junto con su esposa, liberado al no encontrársele responsabilidad.
Por corrupción de los jueces? Puede ser.
De que se les acusa?
No hay forma de saberlo. Fueron ejecutados.
La autoridad investigará?
No lo creo.
Es más, seguramente la PGJ lo remitirá a la PGR y de ahí: agua de borrajas.

Grave, muy grave lo que está pasando. Y necesario denunciarlo, por lo que implica de perdida de vidas humanas. El gobierno no se ocupa de estas muertes. Se ocupa exclusivamente de las vidas de ellos.
Tan claro como el agua.

Saludos
José
El 21 de octubre de 2009



                                      Y “Catástrofe” Reynaldos remata…


Javier, otra vez con la lata:
Resulta que Telmex "no le tiene confianza" al nuevo servicio de luz
que, en Cuernavaca, quien sabe quien lo presta, --tú sabes de algún medio que nos haya dicho que pasa con el servicio de luz en nuestra ciudad, platícamelo. Resulta que en "la Central Telefónica" de la calle de Hidalgo, se instaló un tráiler con una subestación de Luz, porque "temen" apagones y, entonces se dejaría de prestar servicio a más de cien mil líneas telefónicas que abastece esa centra, incluidas las de
"los tres poderes del estado" –por supuesto, entrecomillado--punto y aparte Dos fotografías de portada, una del periódico de derecha del país "Reforma". Resulta que el Ayuntamiento de Cuernavaca está demandado por la construcción de la Ciudad de la Justicia, estamos ante los ojos de todo el país. Y la otra, el recinto del SME pletórico de trabajadores, con el puño izquierdo en alto, ¡¡¡Agárrense¡¡¡ Y, para concluir, Javier, estoy feliz¡¡¡ Todo
vuelve "a la normalidad", amanecí con una promesa. Se cumplió mi pesadilla: "Ya no queremos realidades, queremos promesas".
PD. Aquí a la vuelta hay una expo gastronómica" y enfrente el otrora Vienes, donde venía toda la sociedad morelense, ofrece comidas corridas a 39 pesos.
Un abrazo.
Carlos Reynaldos


Si tienes algún comentario y denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com