sábado, 17 de abril de 2010

Crónica de un secuestro masivo (Cuernavaca y todo México)

Lucero Mendoza; periodista y lectora de este espacio escribió la siguiente nota y me dio la oportunidad de compartirla por aquí.

Y cuando estaba transcurriendo la ola de violencia más inesperada en la ciudad de Cuernavaca, los habitantes todavía no lo podíamos asimilar…

El pasado diciembre la maldición del “jefe de jefes” nos puso en alerta, nos puso en la mira. Ya hace varios meses que se esperaba la respuesta de grupos armados y no fue hasta hace dos semanas, que día a día se han encontrado cuerpos mutilados, decapitados, torturados y que el narcoterror nos arraiga forzadamente.

Primero con colgados en puentes, luego cuerpos en la autopista, luego narcomensajes, luego: nulas seguridades, nulas certezas, nula confianza en las autoridades. Ellas han brillado por su ausencia, o por lo menos hasta el día de ayer que sicarios del “CPS” emitieron un “comunicado” o “narcomail”, cómo ya es conocido, para advertir a la ciudadanía morelense sobre sus procedimientos delictivos que tanta conmoción han causado entre la sociedad.

Somos víctimas de la psicosis, somos el resultado de un proceso de terror psicológico muy bien elaborado.

Lo que sigue nadie lo sabe, se puede vaticinar el clima hostil e inseguro, se pueden esperar más muertos, más sangre y lamentablemente también se puede predecir, por los hechos ocurridos en estados como los del norte, por esa gran sombra de la violencia pasada y presente, que las autoridades no actuarán, que a pesar de la presencia militar en el estado, se seguirán contabilizando muertes, “levantotes”, secuestros, violaciones a los derechos humanos básicos. Que además la lucha es fallida, está perdida. La sociedad está secuestrada, está presa en sí misma. 

Con impotencia escuchamos día a día en Morelos, las comparaciones respecto a que Ciudad Juárez tuvo un proceso parecido al de Cuernavaca.

Y no sólo es Cuernavaca ni Morelos, son los estados del norte, los del sur, los demás del centro. ¿Cuál es el límite de la violencia y del terror? Si no existe tal, lo único probable y certero es el miedo, la impotencia y finalmente una gran catarsis nacional.

La respuesta: no la hay. Las preguntas: siempre surgirán. 

Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post. 
Síguenos en Facebook y Twitter: www.twitter.com/chineloguardian