martes, 16 de noviembre de 2010

La Mala Fama

La infancia perdida del Ponchis

Unión de Morelos

15 noviembre 10
Javier Jaramillo Frikas
Prohibido Prohibir

Cualquier asunto es menor cuando se encuentran historias que apuntan a ser reales, salidas de investigaciones oficiales y llegadas a oídos de todos. Aquí llamó poderosamente la atención durante un operativo del Ejército Mexicano, la detención de un grupo de jóvenes entrenados y pagados para matar a bandas rivales. Se habla que el jefe de ellos huyó durante el operativo en una colonia de Jiutepec. No mucho más, se desconocen detalles de acciones que les acrediten hechos de violencia que hemos conocido los morelenses a través de los medios y algunos, incluso han atestiguado en lugares públicos, colgados y masacrados.


La siguiente es una nota que encontramos en el Blog del Chinelo Guardián (de los más concurridos en Morelos), llegada de El Diario Montañés, de Santander, Cantabria en España. Este tipo de informaciones comienzan a ser comunes en distintos puntos del mundo y afectan seriamente a Morelos y su economía, además que generan miedo y desesperanza. Si bien podrían desmentirse algunos casos, en estos donde ni las autoridades saben exactamente quién es el presunto, lo grave es que la mala fama del país es uno de los retos a vencer por todos los niveles de gobierno. Qué sí y qué no es realidad. Mientras, diría el querido Toluco, ni con qué desmentirlo. Tomamos estas líneas de la publicación española rescatada por El Chinelo Guardián y dejemos, por el momento, a un lado las trivialidades de apologistas y malpechosos.


Esto publica el diario español y seguramente otros del mundo. Lo repetimos: la información surge de corporaciones policiacas o de Inteligencia Militar. No es producto de trabajo de reporteros que, debe decirse, han evitado entrar en el tema por razones de obviedad natural. Aquí está:

Un sicario de doce años…


El asesino más buscado de México es un niño que tortura a sus víctimas, las degüella y arroja sus cabezas a la cuneta


15.11.10


FERMÍN APEZTEGUIA


Le llaman 'El Ponchis', que suena divertido y pueril, pero en realidad es el sobrenombre de uno de los sicarios más sanguinarios de Mexico. Un auténtico canalla de 12 años que tortura, mata y degüella a sus víctimas a razón de 3.000 dólares por cabeza. La Policía mexicana, que anda loca buscándolo, ha colgado varios vídeos en Internet por si alguien puede dar pistas del angelito. En uno de ellos, uno de los imberbes matones que forman parte de su misma banda relata la manera en que eligen a sus víctimas: «Matamos a los contras y cuando no damos con ellos matamos a gente inocente, para que nos paguen, así sean taxistas o albañiles a los que hacemos pasar por sicarios o mañosos».


Agentes federales y soldados del Ejército mexicano le buscan sin parar desde hace tiempo en el estado de Morelos, al sur del país, donde el joven asesino trabaja como matón para el cartel de las drogas del Pacífico Sur, más conocido por sus siglas CPS. Las pistas le sitúan en el municipio de Jiutepec, cerca de la ciudad de Cuernavaca, un lugar nada recomendable para irse a vivir. Fíjense cómo arranca un informe del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad de México titulado 'Inseguridad en Cuernavaca': «Confirmado: Cuernavaca es una de las ciudades más inseguras del país y registra uno de los índices más altos de delitos cometidos con agresión física de por medio, así como de violencia perpetrada contra las mujeres...».


Allí trabaja 'El Ponchis', que forma parte de una banda integrada por chicos y chicas de 12 a 23 años, dedicada a la siembra del terror en la ciudad. Una reciente información de 'El Universal' relataba que la disputa entre bandas rivales por el mercado local de la droga se había saldado con «casi 300 muertos en lo que va de año, de acuerdo con el levantamiento de cadáveres».


El pequeño sanguinario tiene la misión de matar a sus víctimas, torturarlas, cortales los genitales, matarlas y degollarlas, que no es lo último que hace con ellas. Las cabezas de los fallecidos suelen ser arrojadas con posterioridad a carreteras y cunetas o bien depositadas en lugares públicos, como advertencia a la población. Hace sólo unos días, la semana pasada, una banda similar depositó tres cabezas humanas frente a una alcaldía de un pueblo del norte del país, junto con varios mensajes del crimen organizado.


Al 'Ponchis', como a la mayoría de los malos, le encanta lucir su bellaquería. Como es un moderno, publica sus marranadas en Internet, donde presume de sus armas, las drogas que consume, los autos dictados contra él y la forma en que rebana el cuello a sus víctimas.


Si quieren pasar un rato de miedo, entren en Youtube, escriban 'El Ponchis' y disfruten del testimonio. Si luego les pica la curiosidad, pueden continuar investigando por la Red. Un consejo saludable: no lo hagan seguido de comer, mejor buceen una vez pasado un rato.
 
Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.



Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian