miércoles, 17 de noviembre de 2010

Segunda Llamada, Segunda…

Les comparto la segunda carta abierta dirigida a Miguel Ángel Bracamontes:

Miguel Ángel Bracamontes Baz.
Director y Dueño de Diario de Morelos y La Extra.


Presente.

A través de amigos, leo la carta que a la Opinión Pública de Morelos hace tu grupo de comunicación y, otra vez, me sorprende esa capacidad de cinismo tan tuya, que tristemente has impreso a tus directivos. Usando un legítimo derecho como es el de la Libertad de Expresión, te autoeriges a través de quienes te escriben estos desplegados como Adalid de la Prensa de Morelos. No Miguel, no, de nuevo buscas confundir. Nunca ganaste un sitio de respeto en la comunidad informativa, precisamente por tu mezquindad y falta de compromiso con Morelos y quienes lo habitan.


Vuelves a tu obsesión llamada Manuel Martínez Garrigós y pretendes colocarle una vez más la soga antes de someterlo a un juicio que, a muchos nos gustaría, fuese doble: ambos (tú con él) sentados en un banquillo respondiendo de lo que los consideren presuntos responsables. Porque así como él tiene una misión encomendada por la ciudadanía de Cuernavaca, tú tienes otra con el estado de Morelos, al frente del que tú denominas el principal grupo de comunicación. Quienes forman tu plantilla de empleados se han ganado el respeto de los demás. Tu no. Los que engruesan la nómina de tu diario, lo desquitan en tareas arduas. Tu no. Aquellos que diariamente deben meter la tarjeta en el checador, esperan con ansiedad el día de pago. Tu no. Y tú no por una sencilla razón: aquí solo tienes el negocio que te permite vivir y muy bien –por el momento en San Diego, “huyendo de la inseguridad” como tanto mexicano que lo puede hacer a pesar que si alguien promueve la violencia en Morelos eres tú, a través de tu sanguinaria Extra--.


En Morelos todos los periodistas son respetados incluidos los de Diario de Morelos y la Extra, se lo han ganado día a día. La ambición desmedida sin medir consecuencias con familias dolidas ya doblemente victimizada por tus foto y títulos, por ejemplo una portada con el cuerpo desnudo, de espaldas, muerto, que rezaba con un júbilo que solamente un enfermo celebraría: “¡¡¡Lo Violaron!!!”. ¿Es ese tu compromiso con la verdad, la ética y el amor por Morelos? Por ello, la “desgarradora” carta donde te asumes como “víctima” en el nombre de los demás (un acto más irresponsable de tu parte, porque no eres como ellos, que son genuinos a diferencia tuya que te encuentras en la frontera del farsante y el actor) no es más que una intención de posicionarte entre una sociedad que no te conoce, donde no has podido permear por tu falta de compromiso. Te pregunto Miguel Angel: ¿Conoces el nombre de un taxista, cualquiera, de los que circulan por la entidad? ¿Sabes cómo se llama el despachador de la carne en el súper mercado al que seguramente acudes?


¿¡Tú, amante fervoroso de Morelos!? No te burles más, por favor. Lo que amas es el dinero, contar y contar los 5 millones que en un aeropuerto local te entregó un político mexicano para que cuidaras su proyecto y a quienes lo apoyaban, cosa que no cumpliste, honrando tu fama. ¿¡Tu diciendo que “…sobre todo el compromiso de contribuir a elevar la calidad de vida de los ciudadanos morelenses mediante el ejercicio de la libertad de expresión, ya que estamos al servicio de la comunidad morelense”!? Nadie te lo cree, equivocaste el rumbo al hacer mucho dinero de los morelenses para gastarlo en cualquier lugar, menos en Morelos. Te pinta como malagradecido. Pero ni eso, porque ese adjetivo solo se le puede hacer a quien alguna vez tuvo una gratitud con alguien o con algo. Tu no.


No seas cruel. No nos restriegues en el rostro tu desprecio utilizando esa máscara. Sabemos quién eres. El voraz. El soberbio. El inhumano. El racista. El amoral. No te abrogues el derecho de hablar por los periodistas morelenses, ellos no te conocen, tienen mala impresión tuya. No continúes destrozando la herencia familiar en aras de tu bienestar personal. Pero una cosa fundamental, Miguel Angel: utiliza “el rigor informativo sobre los excesos y actos de corrupción”, pero no lastimes más a la gente con tu falta de rigor informativo, tus excesos y tu evidente corrupción en La Extra. No te imaginas el daño que has generado.


No mezcles una cosa con otra. Usa otro tipo de recursos profesionales para esconder tus temores, que no tienen más origen que tu propia conciencia, no queremos imaginar el dolor de un ser humano con la pérdida de su familiar y, todavía, escuchar el sonoro grito del megáfono por su colonia anunciando su trágica muerte.


Por fortuna Morelos cuenta en su gran mayoría con medios de comunicación profesionales, con periodistas responsables, serios y respetados. Están en tus propias oficinas, pero no los conoces, envuelto en la burbuja que tu incapacidad ha construido. No temas Miguel Angel. En tu carta se percibe la mentira, tu esencia. En lo personal, mi respeto absoluto a la Libertad de Expresión, derecho sagrado del hombre. Mi respeto a ti y tu familia como congéneres. Pero tú, profesionalmente, no te lo has ganado. Eso no es por herencia, ni por orden de cualquier gobernador. Se gana con talento y trabajo, tus dos mayores carencias. Una última sugerencia ya que se que no lo vas a publicar en ninguno de tus medios: los morelenses sabemos leer e interpretar. No pretendas engañarnos, una vez más.


Juan Jaramillo Frikas


Cuernavaca, Morelos.
Martes 17 de noviembre del 2012.

Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.



Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian