viernes, 28 de agosto de 2009

$115,405,700.67

Los Melones

27 agosto 09

Javier Jaramillo Frikas

Columna

Prohibido Prohibir                            


         Por respeto a los morelenses, la función de la oficina de prensa del gobierno estatal debe transparentar su trato con las empresas de comunicación. Los medios, obligados a decir con detalle los sucesos, se esconden en contubernios que si no lo son así parecen en cuanto a ellos respecta. Ahí los malos son los reporteros, corruptos, impreparados, voraces. Y los buenos, claro, los dueños y sus empleados ejecutivos, quienes hacen el negocio. No son en balde los años que un servidor ha estado en este ámbito, casi siempre pegándole a la máquina, pero en algún lapso al frente de la oficina de prensa del gobierno del Estado. Y sabemos lo que escribimos y conocemos la consecuencia de no decir verdades. Además no nos asusta la realidad de esta relación medios--gobierno, vivimos en ella siempre. Sin embargo, actuaciones desastrosas como la que tuvo Javier López Sánchez aceleran el parteaguas, el antes y después, el reacomodo de los intereses y el cambio de actitudes. Por culpa de este señor –o gracias a este señor, como a cada quien guste—debe cambiarse el modelo.


         Y cómo no, si la CACP –por sus siglas en tlahuica—gastó dinero en exceso que, hasta que nos demuestren lo contrario, sobrepasó el límite en dos o más veces lo autorizado. Si en el 2000 el presupuesto de Comunicación Social apenas llegaba a los 20 millones de pesos, no imaginamos que ocho años después se haya casi sextuplicado, sobre todo porque esta oficina, históricamente, ha tenido la lupa de la oposición al gobierno y se ha usado en diversas administraciones como una especie de SS nazi, en herramienta de hostigamiento y descrédito perverso de las propias oposiciones. Porque lo vimos y vivimos, lo anotamos hoy. Nos tocó desmantelar aparatos de esta especie en el gobierno estatal frustrado la década pasada. No solo armaban “dossiers” de luchadores sociales sino les enderezaban golpes mediáticos con periodistas en espacios a modo para difamarlos. A falta de talento político, represión usando la filosa y hedionda espada de la tinta infame.


         No sabemos la fecha en que comenzó a circular un correo electrónico con datos precisos del gasto que durante el año anterior ejerció la oficina que dirigía Javier López Sánchez, el multi famoso Chabelo, en apariencia cesado de sus funciones como coordinador de Asesores y Comunicación Política del Gobierno del Estado. Es la cantidad que colocamos de título a esta columna por una sola razón: dice todo.


         Ahora la cifra la ponemos en letras, con mayúsculas y subrayado: CIENTO QUINCE MILLONES, CUATROCIENTOS CINCO MIL CIEN PESOS CON SESENTA Y SIETE CENTAVOS.


         Sin duda es la cifra oficial del gasto ejercido en el 2008, que nos obliga a suponer que en lo que va de este año (con los proveedores castigados y anunciados que será hasta el siguiente 2010 cuando les liquiden lo de los primeros ocho meses) podría haberse duplicado esa cantidad, al ser un año electoral y dejar el gobierno bajo responsabilidad de la CACP toda la operación mediática, electoral y política. Y hacemos a un lado lo del diezmo en oficinas de obras públicas, del agua o en cualquiera otra donde se manejara dinero simple y sencillo, fácil pues. ¿De ahí partirá la presunción que López Sánchez ha comparecido en dos ocasiones ante la justicia federal tras los sucesos que tienen a Luis Angel Cabeza de Vaca y Francisco Sánchez González en prisión por delitos graves? De esta forma cualquier dato impreciso en relación a López Sánchez debe ser revisado, queda claro que no es ficción y que su trabajo fue tan sucio que merece la revisión exhaustiva de los que deben hacerlo –los organismos fiscalizadores y la siguiente legislatura—y de la sociedad misma. Se evidencian cifras de decenas de millones AUTORIZADOS –obligadas las mayúsculas--- y nos dejan de tarea investigar lo que NO FUE OFICIAL  --otra vez vitales estas letras--.


         Tenemos muchos amigos en el gremio, los respetamos y por ello solamente ofrecemos unos cuantos botones de muestra del gran negocio que representa para las empresas de la comunicación la relación cordial y en muchos casos servicial con los operadores del gobierno. Si tratan con profesionales, los que saben, guardan formas, pero si lo hacen con personajes “hechizos”, sin bagaje, improvisados, sucede lo que estamos viviendo, apenas en los primeros episodios. Seleccionados, quizá arbitrariamente, el columnista da los siguientes datos que aparecen en las cuentas de la Coordinación de Comunicación Política del año pasado. Ponemos la empresa, los montos y quiénes reciben el pago. Bien. Adelante:


Editoriales De Morelos, S.A. DE C.V. 

(DIARIO DE MORELOS) 

3,020,000.00       

911,055.68 - 1,620,000.00.


Total: 5,551,055.68 

                   

CONSUELO OYUKI ZAPATA TORRES

 

Grupo Editorial Tlahuica, S.A. DE C.V. 

(EL REGIONAL)      

460,000.00           287,500.00    

862,500.00           


Total: 2,472,500.00     


EOLO ERNESTO SEDANO PACHECO

 

Canal XXI, S.A. DE C.V. (TELEVISA)  

513,665.90         456,165.90    

800,000.00         1 ,615,000.00


Total:  3,384,831.80   


ARTURO BUCK MUÑOZ


T.V. Azteca, S.A. DE C.V. (CUERNAVACA)             

48,446.37              2,458,531.23

2,214,020.82          819,510.41


Total: 6,340,508.83


RICHARD OLTHOMIEL GUTIERREZ HERNANDEZ


T.V. Azteca, S.A. DE C.V. (MEXICO) 

1,207,500.00 - - - 1,207,500.00 


OTHÓN FRÍAS CALDERÓN        


Samaniego Márquez Roberto                                                                   

620,223.75    871,300.09         837,082.41 - 173,373.75


Total:3,501,980.07  


ROBERTO SAMANIEGO MÁRQUEZ

 

Analisis de Resultados de Comunicaciòn y de Opiniòn Pùblica,S.A. de C.V.   

906,273.60 1,095,080.60                 2,362,387.50


Total:4,363,741.70


DANTE MONCADA MARTÍNEZ 

 

 

         Estimados lectores, es una lista bastante larga, que muchos deben tener. Nosotros la ponemos a su disposición en la página de su servidor:

www.prohibidoprohibironline.com. Que cada quien emita su juicio.


         En tanto, todo indica que se ha traicionado a los morelenses y han dejado ir impune a un hombre sin derecho a ello. Por otro lado, hay que agradecer a Javier López Sánchez su desaseo, porque ello obliga se transparente la relación Gobierno—Medios. ¿Si es un asunto público porque la sociedad no debe enterarse?


         Y rematamos con la anécdota durante aquellas comparecencias que el Congreso obligaba a los miembros del gabinete estatal ante comisiones. Nos tocó asistir a una de ellas en la condición de coordinador general de Comunicación Social en diciembre de 1998. Un diputado del Partido de la Revolución democrática, cuautlense, Reynoso de apellido, lanzó la pregunta natural, la simple, la que quería dar la nota a los reporteros. “¿A ver, díganos como está eso del chayote con los periodistas?”. La respuesta fue espontánea: “Siempre, en su mayoría, surge esa interrogante diputado y, también siempre, la dirigen al reportero común, al que está sobre la nota, al que lo sigue a usted, al gobernador, a los funcionarios, los incidentes cotidianos, los de la nota roja. El chayote, el verdadero chayote para términos periodísticos, son los acuerdos entre los gobiernos y los dueños o representantes de los medios; ahí está el asunto, o como usted dice diputado, el verdadero chayote”.

         Punto.


Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com