miércoles, 19 de agosto de 2009

¿Qué Sigue?

Caballo

19 agosto 09

Javier Jaramillo Frikas

Columna

Prohibido Prohibir


         Mientras haya gasolina para meterle la mano a los medios de comunicación, el gobierno del Estado y el Partido Acción Nacional se montan en una estrategia para subir a su ring a la nueva mayoría priista. Allá el que se enganche. La reunión del gobernador Marco Antonio Adame con los presidentes municipales electos con la ausencia de 14 de un total de 15 del PRI, es el tema y no por el morbo natural que lo ha envuelto, sino porque desconocemos si los contrincantes entienden que en juego está la gobernabilidad  y el futuro inmediato del Estado.


         Para ilustrar lo anterior basta reproducir las palabras del dirigente del PAN, Germán Castañón y del senador Adrián Rivera Pérez, el conocido “Cuadradito de Basoco”. El caído, revolcado, derrotado pero todavía animoso Germán, marca a los priistas como “ridículos” en tanto Rivera Pérez señala que los tricolores tienen “una visión retrógrada”. Y no está mal que adviertan actitudes de soberbia de los priistas, como se nota ya en algunos que fueron arrastrados al triunfo por el Fenómeno Rojo más allá de sus habilidades, talentos y capacidades. Si el nivel del debate es bajo, instaríamos a que lo elevaran, pero cuando no existe la mínima voluntad y aparecen recursos simples, lo menos que presagiamos es tormenta con vientos violentos que pueden desmadejar la débil estructura institucional del poder en Morelos.


         ¿Cómo no preocuparse si por el lado del gobierno usan formas  descorteses y la recepción del grupo vencedor de la elección es contraria y actúan en consecuencia? ¿Cómo no inquietarse por el Estado y los que aquí vivimos, si predominan las decisiones viscerales sobre las políticas? Una realidad es que la composición inmediata no favorece al PAN, menos al PRD y a los pequeños les permite el espacio de sobrevivencia. Ganó el PRI y compromete la segunda mitad de una administración que en el análisis crudo, es fallida. Y lo es sin presiones de competencia igualitaria partidista y política. Lo es en sus mejores condiciones y ha reprobado. Así, los indicios de la reunión gobernador—alcaldes electos con ausencia tricolor, es una mala señal que, tristemente, es ocultada en los medios no por la voluntad de los reporteros sino los intereses económicos que predominan entre el área correspondiente del gobierno y los dueños. Fotografías acomodadas que evitaron observar la realidad de las ausencias. Informaciones sesgadas donde lo predominante fueron las sabias palabras del único alcalde electo del PRI que asistió, el de Cuautla, por cierto a cargo de una notaría herencia de su padre (más adelante un amigo, lector de esta columna, profesional, da su opinión al respecto).


         Igual que antes del 5 de julio, en el predominio de “el que paga, manda”, con la misma práctica que tanto le costó a la administración estatal, a grado tal que no recordamos un gobernador con tanta expectativa a su llegada con el desgaste y lastimaduras que tiene Marco Adame. Quizá injusto lo que le sucede si no continuara, enfermizamente, apoyando a los causantes de su caída y un agravante mayor que, como la letra de José Alfredo ilustra: “siempre caigo en los mismos errores/otra vez, a brindar con  extraños/y a llorar con los mismos dolores…”


         El correo del abogado José Marquina Garcilazo (trabaja en el DF, es morelense y está al tanto) es el siguiente:

 

Mi Javier,
 
         Estoy muy de acuerdo contigo pero también me encuentro muy preocupado por nuestro querido pero muy atrasado Estado de Morelos.
         El gobernador sigue sin entender l la democracia y lo que es peor,  la política; es decir el arte de gobernar. Los acuerdos los tiene que hacer obligados con el PRI y mas con la nueva composición del CONGRESO LOCAL, esto lo decidió la gente, es decir la DEMOCRACIA o que a caso este YUNQUISTA, va a enseñarnos su verdadera piel fascista en el peor momento de su carrera política. Simplemente un análisis rápido que tu como experto en periodismo político estarás de acuerdo conmigo: el único priista que asistió a la reunión no es político. Es NOTARIO y una NOTARÍA, no puede subsistir sin un gobernador, simplemente recordarte que los sellos y los protocolos los entrega el  SECRETARIO GENERAL DE GOBIERNO.
 
         En resumen a esa reunión con el gober no asistieron los presidentes priistas que son POLITICOS PROFESIONAES y como ejemplo cito dos: Manuel Martínez Garrigós y Nereo Bandera Zavaleta.
 
          Pobre estado y desde luego pobre gobernador: tan lejos de DIOS, pero mas aun tan lejos del PRI y de una manera de gobernar con oficio y centrado en la negociación. Que ponga a trabajar al único político profesional que tiene en su equipo, es decir a MORALES BARUD, sino mejor que se vayan. Es lo mejor para el desarrollo del estado.


Te invito a votar en la encuesta y no dejes de participar enviando tus comentarios y denuncias a chinelo.guardian@gmail.com