martes, 14 de diciembre de 2010

La prisa de Martínez Garrigós

Manuel Martínez Garrigós un caso de estudio político.

Chinelo Guardián

De pronto, pareciera que Manuel Martínez Garrigós se dio cuenta de que se estaba quedando rezagado en su carrera hacia la gubernatura. Su proyecto más ambicioso era el segundo piso de Plan de Ayala y no sólo fue rechazado, sino que hizo que su imagen ante ciertos sectores de la sociedad se deteriorara. Más adelante, apostó por el problema de la basura y su estrategia le trajo aún más enemigos. Para acabarla de amolar se enfrascó en un conflicto con el Grupo Diario de Morelos y desde entonces lo han tupido de lo lindo en sus páginas y estaciones de radio.

En menos de un año Martínez Garrigós comenzó a ver como sus aspiraciones políticas se desvanecían rápidamente y el decidió actual de la misma manera. Por otra parte, se dio cuenta que tres años son muy pocos (aunque con él nos parecen muchos) para hacer algo llamativo. De esta forma, realizó todo un despliegue publicitario para su informe y recurrió al populismo para volverse a ganar el cariño de la gente (si es que alguna vez lo tuvo).

Otra de sus grandes ideas fue hacer obras, obras y más obras. Fue así que de un día para otro y sin previo aviso destruyó Av. Morelos. Primero se dijo que se iba a repavimentar, pero en realidad esta avenida no lo necesitaba. Ahora se aclara que se pondrá pavimento hidráulico, pero por qué no mejor arreglar las calles que ni a pavimento llegan.

Por otra parte, lanzó una nueva campaña mostrando todos los avances de su gobierno y haciendo un comparativo entre el pasado y el presente. Algunas de sus lonas dicen que se ha embellecido la ciudad, pero paradójicamente con todos estos pendones en los postes y camellones dicho embellecimiento se ve lejos. La campaña ha sido cuestionada, ya que en algunas lonas está el logo del Ayuntamiento en otras el del PRI, por lo cual el tema ya llegó al IEE.

Finalmente, la obra del paso a desnivel de la glorieta de Zapata (aún se le puede llamar así), en la con los mismos errores de otras obras, hizo un verdadero relajo en el que afectó a vecinos, automovilistas, incluso taló unos árboles y en el que tuvo que intervenir SCT. El día de hoy la obra se encuentra detenida y cuando uno queda atrapado en el tránsito de esa zona, no sabe si mentarsela al automovilista que se le metió o al joven alcalde.

El otro día platicando con un amigo me comentó que por lo menos se están haciendo obras y vemos en que se están usando nuestros impuestos. Yo le respondí que estaba de acuerdo, pero también se debían evaluar dichas obras y ver si eran las mejores alternativas. Asimismo, le comenté que muchas de estas obras se hacen para beneficiar ciertos intereses y para justificar el uso de recursos que al final llegan a manos de quienes las promueven.

Alguien más comentó en el facebook que MMG sí hacía cosas y hasta había hecho que la feria fuera gratuita. Yo le respondí que si era gratis es porque todos la pagamos con nuestros impuestos. El día de hoy se ha calificado a dicha feria como un fracaso y quizá ésta es la mejor muestra de la prisa de Garrigós que en la ciudad de la eterna primavera decidió hacerla en invierno.

La prisa se ha apoderado de Garrigós, la prisa por mostrar su capacidad, la prisa por llegar bien parado a las elecciones. Sin embargo, lo que ocurre normalmente cuando uno hace las cosas con prisa, es que salen mal y es lo que está sucediendo en Cuernavaca. Por favor, si alguien conoce a MMG regálele un "Dalai" o un tesito de tila, porque al paso que vamos y con la prisa que trae ya me estoy imaginando un traslado del Palacio de Cortés a otro lado, una alberca en el kiosko del zócalo o qué sé yo, que no tengo la imaginación de Garrigós.

Por último, hago una invitación a Manuel Martínez Garrigós a que se tome un día para evaluar su estrategia a analizar sus acciones y las reacciones de la gente. Que medite sobre su futuro y sobre los diferentes caminos que lo llevarán a alcanzar sus objetivos. Le pido que piense muy bien las consecuencias que tiene cada uno de sus actos, que piense en los cuernavacenses que finalmente son quienes votarán por él. Me despido con un sencillo refrán:

"No por mucho madrugar amanece más temprano"

Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.


Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian