martes, 14 de diciembre de 2010

Se definen candidaturas

Unión de Morelos
Javier Jaramillo Frikas
Prohibido Prohibir

Comienzan a definirse los más viables candidatos a la presidencia de la República. El PRI con Enrique Peña Nieto, el PRD con Marcelo Ebrard y el PAN con Santiago Creel. Los tres parecen gallos con espolones, así que hay que seguirles la huella. Ellos, de hecho, están en campaña los fines de semana y cada que pueden. En el caso de los priistas se nota menos tensión, dan como un hecho que el gobernador del Estado de México será el candidato presidencial, incluso comienzan “a colgarse” presuntos delegados especiales en cada parte del país. Aquí en Morelos en los días que vienen (solo confirmamos un dato) les damos el nombre del que dice ser su representante personal, el que está preocupado por “la situación de Martínez Garrigós” por sus últimas confrontaciones que de la tinta se han ido a los lavaderos de la política nacional llevados, exactamente, por el presunto representante.


El tema Marcelo Ebrard aquí parece ser más complicado, porque la fracción simpatizante del PRD, la esencia de este partido no los que están en cargos de gobierno, son lopezobradoristas en su mayoría. Es justamente esta condición la que le ha disminuido los ánimos al senador Graco Ramírez Garrido Abreu, quien aunque no lo haga público entiende que por estas tierras es mayor la influencia de la simple figura de su paisano ex jefe de gobierno que la de él en varios lustros. Estando así las cosas, la operación morelense a favor de Marcelo tendrá que hacerse con otros actores. ¿Quiénes? La esposa de Ebrard es una morelense estimada, respetada, Mariagna Prats, sin embargo no hace ningún trabajo proselitista. Damos por hecho que Morelos a Marcelo le interesa menos que cualquier otra entidad, como ha sido la costumbre histórica gobierne quien gobierne. Una razón poderosa para no inquietarse de lo que hagan o no los perredistas, priistas y panistas: el padrón electoral. La cosa es que el candidato presidencial del PRD incide en el que lo sea al gobierno del Estado, así que si es Ebrard a Graco pareciera favorecerlo, con el pequeño grande problema: Morelos el PRD es de Andrés Manuel López Obrador y lo subrayamos: no en sus mandos ni en sus posiciones políticas, sino en la gente—gente.


El Partido Acción Nacional no vive sus mejores momentos a pesar de lo que se publiquen en encuestas o digan sus dirigentes, escuchamos una declaración de su presidente, Gustavo Madero, tan bravía en apariencia que nos pareció más un acto desesperado. Bajo esas condiciones de un PAN bajo los tres controles donde no tiene acceso (el panismo tradicional, el panismo del presidente calderonista y la ultraderecha yunquista), el senador Santiago Creel Miranda se lanza al ruedo, más en función de su posición en la clasificación de encuestadoras que en sus reales posibilidades a partir de las decisiones internas. Un hecho es que ninguna de las tres fracciones del poder panista lo va a apoyar a no ser que no tengan de otra. Sí, parece el de mejor perfil pero son una sola posibilidad de ganar la presidencia en caso de. En lo que respecta a Morelos, los panistas—panistas lo rechazan, lo consideran impuro, así que corre la misma suerte que a nivel federal, pero tiene el respaldo de un amigo que ya no es panista opero si puede seguir haciéndoles hoyos: el ex gobernador Sergio Estrada Cajigal Ramírez, prácticamente echado por su filiación creelista en la pasada decisión interna presidencial panista y abiertamente anti—panista en la localidad. La poca influencia que tenga SEC la usará para todo menos en apoyar al PAN.


Para pronto, en Morelos nos revolvemos en la arena, damos vuelta a las ideas y de pronto pareciéramos el fiel de la balanza. No es así. Allá poco interés tiene políticos las tendencias locales. El que es político—político va a cuidar los detalles mínimos, uno de ellos es esta tierra. Los que se auto nombran embajadores plenipotenciarios de Enrique Peña Nieto, valdrá la pena que el mexiquense aspirante los muestre porque en su nombre y bajo su proyecto hablan y hablan y vuelven a hablar, dejando mensajes entre priistas que allá el que se los crea. El personaje que les vamos a dedicar pronto se ha encargado de venderse caro localmente y tratar de hacer lo mismo en un terreno donde solo respetan a los que de verdad existen, porque la política nación al a pesar de sus defectos no está integrada por improvisados y menos el mañosísimo PRI.


En tanto, un pronóstico que pareciera ventajoso lo vamos a repetir aquí: si Enrique Peña Nieto es candidato del PRI a la presidencia, va a ser el sucesor de Felipe Calderón. Y ni robándolo, porque en esas divisiones los priistas se las saben todas. Que si el tricolor estuviera en riesgo, no lo duden, se avientan el tiro, pero son oposición y están en lo suyo. Se nota claramente. Lo demás es lo de menos y creemos que ni a Peña Nieto ni a sus verdaderos cercanos interese los que se auto proclaman sus representantes eméritos en Morelos, a no ser que crezca el tamaño de las mentiras que a nombre del mexiquense vienen a decir por estas tierras.

Qué Zapatita ni que ocho cuartos


De pronto comenzaron a salir la indignación por los cuatro vientos: “han construido en la plaza “un Zapatita”. Y salieron los dueños de la ciudad a defenderla sin que ninguno de los cuernavacences les otorguemos esa condición de determinar. ¿Qué se creen? Se abrió el debate y solo le entraron a los que les interesaba “darles cuerda” mediáticamente. No comparar, pero Cuernavaca no es propiedad de ninguno de nosotros en particular, es de todos. Las bancas con Genovevo de la O., con Otilio Montaño. Lo primero para los “interesados” era consultar a los notables antes de hacerlo con el grueso de la sociedad, saber si el señor tal o la señora fulana están de acuerdo. Ya estuvo. Tenemos la historia porque la vivimos, nos sentamos en ellos, de “Los Caballitos”, ¿quién no se fotografió ahí? Cuando menos la gente de Cuernavaca y zonas cercanas lo hicimos. Existen.


La pertenencia, de pronto lo hemos sentido, como cuando salíamos de la presentación del proyecto del diputado Luis Arturo Cornejo Alatorre, del Teatro Ocampo tatareando la canción “Yo soy de Morelos” y con la numerosa familia caminamos por las calles, de nuevo propias, un sentimiento especial que terminó en los mejores tacos al carbón –y los más antiguos—que tenemos en la ciudad; adelantito de la escuela “Miguel Hidalgo” en la avenida Morelos, a la altura de La Carolina, se llama ahora “Día y Noche”.


Es de todos, El Zapata y sus bancas que las sentimos más propias al ver a la gente sentados, fotografiándose, familiares del general Genovevbo de la O., al que la historia lo puede retratar como quiera de acuerdo a los que la escriban. pero fue un revolucionario connotado nacido en Morelos. No son válidas pero necesarias las comparaciones, pero hace cien años no bajaban de loco a Gustavo Eiffel porque lleno de fierros Paris. Hoy la Torre es ícono universal. El disco en la plaza del Parque Central en homenaje a John Lennon, el de “Imagine” hace derramar cuando menos una lágrima al que se sienta en una de sus bancas y escucha la canción. Por eso advertimos lo de las comparaciones, no somos más…pero tampoco menos.
 
Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.
 
Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian