lunes, 20 de diciembre de 2010

“Yo soy de Morelos”

Javier Jaramillo Frikas
Prohibido Prohibir


La aportación de la Comisión de los festejos del Bicententenario de la Independencia y el Centenario de la Independencia de la Revolución Mexicana culinó ayer con una de sus etapas. Pocas veces se ha justificado una tarea como esta. No sabemos si en otras entidades lo que han hecho supera lo nuestro, pero sinceramente lo dudamos cuando menos en lo que respecta a legar una canción de identidad pura y auténtica pertenencia como “Yo soy de Morelos” del maestro nativo Pedro Alberto Cárdenas. Luis Arturo Cornejo Alatorre, el diputado, el político, pero encima de ellos el morelense, nos entregan un trabajo excepcional.


Lo hemos narrado desde la presentación del evento en el Teatro Ocampo, la forma en que salimos contagiados del espíritu de pertenencia, de orgullo por Morelos, la emoción de la niña de Tetelcingo y su trompeta mágica, las voces de Aída Cuevas y Ana Cirre, la ternura y talento de los Niños Cantores de Morelos, los Pianos Barrocos y sus manos hilvanadas en el ritmo y el arte, la presentación de Janet Arceo y nuestro Carlos Cuevas. Lo vivimos, lo sentimos y lo compartimos.


En el disco se incorporan Carlos Cuevas en un gran bolero y el grupo Lau (del que nos sentimos orgullosos porque parte de la sangre que corre musicalmente por ahí la compartimos con Tiki y el Dany) y una cumbia sabrosa con la querida Marielos Labias. Puro Morelos, ellos, todos, son de Morelos. Primero los oídos y las emociones se fueron al máximo cuando lo escuchamos, luego nos animó la impresión de imágenes clásicas de nuestra tierra, incluso los créditos morelenses. Hay que tenerlo. Es un deleite. En serio.


Queda demostrado que el que sabe, sabe. Luis Arturo Cornejo Alatoprre fue el operador político y social del gran gobernador Lauro Ortega. Planea y hace las cosas con entrega, meticulosidad, pasión y compromiso. Este regalo suyo con el respaldo del Congreso y el Gobierno es una muestra de ello. Luis Arturo, ya, ha cumplido con su tierra. Y no es exageración, solamente conozcan lo que emprendió y terminó. Impecable el político, comprometido el morelense, sensible el ser humano. (Un dato aparte: este maestro Pedro Alberto Cárdenas, dueño de un carácter especialmente ácido, es un genio, tenemos que sentirnos orgullosos de él. Muy bien, gracias maestrazo.)

Isaías AlanísIsaías Alanís

El jiutepequense Isaías Alanís, poeta, compositor y luchador social, ocasionalmente nos hace llegar vía el querido Alejo Pichardo, colabraciones interesantes que normalmente le buscamos cabida. Esta es una de ellas que deseamos compartir con ustedes, respetados lectores:


CARTA A LOS REYES MAGOS
Por Isaías Alanís

Aunque está en duda su existencia histórica, salvo por unos señores llamados evangelistas, y un historiador, Flavio Josefo. En ese tiempo de rebeliones contra los romanos, hubo tropas de crucificados por esa causa, niños sacrificados y opiniones diversas sobre el nacimiento de un mesías; mientras en lo que hoy es México, se hablaba de flor y canto, se adoraba a Ometéotl, Huitzilopochtli, Quetzalcóatl; Cihuacoátl, Itzpapalotl y Tonantzin, la que años más tarde sería la Guadalupana. Y como es de todos sabido, llegaron los españoles y pacatelas, les impusieron otros dioses, santos, santas y otros sacrificios, como la esclavitud; sin menoscabo de todo esto, y de la historia de México y parte de América, me voy atrever a enviar esta ciber-carta adelantada a los tres reyes magos simbólicos. Espero la escuchen. Queridos Santos Reyes:


Les pido que le abran los ojos a Calderón, para que se acabe la guerra y ya no haya más muertos. Que ya no suba el precio de la tortilla, gasolina, pan, y todo lo que se mueve sobre ruedas. Que dejen de pelearse los narcos en plazas, calles de México y que se legalicen las drogas. Que los senadores, de verdad trabajen y no sólo cobren por no hacer nada. Igual para diputados, magistrados, jueces y miembros del tribunal Superior de Justicia, que ganan más que diez mil obreros mexicanos. Que se detenga la injusticia, impunidad y que no sigan vendiendo al país. Que se acaben los monopolios. Que ya no regalen el petróleo por mendrugos. Que se restablezca la soberanía nacional por encima de negocios de particulares que han endeudado al país. Que se detenga la violencia a obreros, sindicatos y estudiantes. Educación libre y laica. Más ciencia y tecnología, Que no talen los bosques, ni se contaminen los ríos de México, venas por donde bajan los dioses a beber barro de luna. Que el mar siga dándonos nuestro sustento y se deje de contaminar también. Que bailen, que canten, que hablen y sean escuchados, los miembros de las cincuenta y cuatro etnias que hay en México, que vivan y se rijan de acuerdo a su cultura. Nunca más otro niño de la calle, niñas violadas, niños secuestrados, una niña vendida para la prostitución. Nunca más otra mujer asesinada. Que Haya comida para todos. Que los políticos dejen de mentir. Que los soldados regresen a sus cuarteles. Que la patria no sea el patio trasero de los gringos, que la selección de futbol deje de ser mediocre, que se abran las puertas de la libertad sin temor, terror o violencia; y una petición más, queridos, Melchor, Gaspar y Baltasar, que Guerrero deje de ser tierra de nadie, y el estado más atrasado del país. Y que los políticos que andan en campaña, se alejen de mentiras vanas, y de promesas fatuas ¿Sería mucho pedir, queridos Santos Reyes?

Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com o comenta directamente en este post.



Síguenos en facebook y twitter:
www.twitter.com/chineloguardian