domingo, 6 de septiembre de 2009

El Informe…

Transición

3 septiembre/09

Javier Jaramillo Frikas

Columna

Prohibido Prohibir

 

Claro que nos preguntamos el por qué la mayoría legislativa quiere volver al viejo estilo que el gobernador lea su informe anual en una sesión en la sede del Congreso. En efecto, son muchas cosas que se han dado en relación a ese evento. Si cuando el PRI era El Día del Gobernador –o del Presidente—a la llegada del PAN se hizo prácticamente imposible que continuara así. De hecho a partir de Miguel de la Madrid empezaron las interpelaciones, siguieron con Carlos Salinas de Gortari y las vivió a plenitud Ernesto Zedillo. Fox apenas arribó al vestíbulo de San Lázaro y de ahí no pasó al no darse las condiciones. Ese es ahora el argumento. Sin embargo (y creemos que ahí entra la dinámica de los diputados morelenses no panistas) el miércoles el presidente Felipe Calderón se hizo “un traje a la medida” y leyó su informe sin la incómoda molestia de los legisladores. Invitó a gente a su gusto, tuvo cobertura nacional en los medios electrónicos y se manejó SU PERSPECTIVA de las cosas sin ninguna observación de las fracciones. Recordemos que, normalmente, previo a la lectura del informe del gobernador o presidente, las fracciones designaban un orador y cada quien marcaba su posición. Lo que sucedió en 24 horas desde la instalación de la cámara y el informe adhoc  de Calderón seguramente va a cambiar el nuevo formato de entregar el documento por escrito y cambiar el acto republicano a una fiesta con invitados especiales.


         Estamos casi seguros que eso iba a suceder aquí: Marco Adame envía su informe, lo reciben los diputados, alquila equipo, arman el escenario en un buen lugar, contratan televisión directa, pagan publicidad durante cuatro o cinco días y se evitan la molestia de plantarse ante un Congreso numéricamente opuesto que, es un hecho, iban a sacar lo mejor –o peor—de su repertorio para que les aclararan muchos puntos. Uno de ellos, seguro, los casi 30 millones recibidos 10 días antes de la elección y los 116 millones ejercidos el año pasado en comunicación e imagen. Nada más en ese rubro andan bailando muchas decenas de millones de pesos. ¿Qué hubiera hecho el gobierno con los 80 millones gastados de más? Y no queremos creer que existe un subejercicio de Mil 300 millones de pesos en el presupuesto del año que corre. A nadie le gustaría, pero necesitamos certeza.


         Volviendo a la posición de la mayoría legislativa absoluta que Adame acuda a rendir su informe, creemos que los diputados iban a quedar como simple decoración si se hace una réplica de lo de Calderón el miércoles y ninguno de ellos va a estar ahí. Según el cálculo de estos legisladores, tienen tiempo suficiente para enviar su reforma a los ayuntamientos para que estos la regresen y obliguen al gobernador. Lo único es que son ayuntamientos salientes que, no importando el color, están inmersos en una seria crisis financiera y la administración estatal tiene los resortes para apoyarlos. Esto implica que no importa si los ayuntamientos son priistas o perredistas, les pueden dar un portazo a legisladores con los que no van a tratar. Se la rifan y punto.


         Otra lectura de los legisladores al ejecutivo es que las condiciones son distintas, que en base a ellas van a actuar. El asunto no es cualquier cosa, se trata de una competencia de vencidas, a ver quién es el más fuerte que, de seguir así, va a generar un desgaste para todos. Ahora bien: que ninguna de las partes abuse. Es un tema que apenas comienza…

 

                                               El inquieto Victor…

 

         Cuando menos las formas debe guardar Victor Saucedo Perdomo en la búsqueda de la presidencia estatal del Partido Revolucionario Institucional. Regresa a Morelos en la víspera de la contienda interna para Cuernavaca, juega donde sus intereses le dictaban y, como la mayoría, terminó en el equipo del ganador Manuel Martínez Garrigoz. Ha cometido varios abusos con la raqueta del presidente electo que seguro no se entera o lo deja que vaya hasta el tope.


         Todo está bien en la pelea por un PRI que adquiere un valor especial tras el triunfo del 5 de julio, pero que no afecte a Martínez Garrigoz. No hay necesidad de estar encima para darse cuenta de las acciones, burdas por cierto, de Victor. Quiso robar los reflectores de su patrón en un importante evento de regidores entrantes y salientes con los dos jóvenes alcaldes –no pasan de los 31 años ambos tanto Manuel como el suplente Roque—y casi lo logra. Sin embargo, alcanzó a que lo entrevistaran para que le preguntaran lo que quería: lo del PRI. Y habló Victor.

         Diría un cuate del barrio: que m… pero que dejen al burro ahí…  

 

 

                                               El Triste

 

         Inmersos en el chisme y la intriga política, en la entrega de los medios a los únicos que en este momento pueden pagar, tras revisar los periódicos y síntesis, hicimos caso al queridísimo sobrino Héctor “El Tiki Tiki” Jaramillo, hijo de la hermana menor para meternos al sitio youtube  en busca de un artista y una canción en particular. Músico nato desde la niñez y a punto de los 20 años, de los mejores percusionistas de México –ahí nomás pinchemente—Tiki casi nos obliga. “Vas a encontrarte con una canción popular, seguramente viste el evento por la tele en 1970 y hallarás el mejor arreglo en la historia de la música mexicana, cuando menos en el Siglo XX. Ponle José José y El Triste. Fue en el II Festival de la Canción Latina, donde por cierto no ganó. Es el parteaguas”, subrayó.


         Lo hicimos y fácilmente lo encontramos. Un jovencito José José. Un auditorio, teatro, quién sabe cuál. Muchos músicos. Un público repleto. Cuando el anuncio dicen que el director de la orquesta esa José Sábre Marroquín pero sabíamos que el arreglo es de Chucho Ferrer y de acuerdo a los que dominan el asunto, es lo mejor que se ha hecho hasta este día, cuando menos en México. No hay que ser músico para sentir desde un principio que lo bueno venía. La voz prodigiosa de uno de los máximos ídolos de la canción latinoamericana. Es El Triste él, el que canta, con una canción a la medida. Inicia y muestra sus atributos y se escucha cómo se enciende el público. A la mitad la cámara toma a Angélica María todavía Novia de México y luego a otro increíble mexicano: Marco Antonio Muñiz, con la boca abierta. Nunca la cierra. Está impresionado. Aparece por ahí Alberto Vázquez con su inseparable cigarro en los labios aplaudiendo como loco. Termina José José y la locura. La letra es del no menos prodigioso Roberto Cantoral –el fundador de Los Tres Caballeros y sempiterno líder de los autores y  compositores--. Por ahí surge el galanazo Andrés García. Todos son jóvenes. El conductor es Jorge Labardini.


         Nos emocionamos gacho. El José estaba justo en plenitud y mostraba el carisma que lo diferenció de los demás. Voz maravillosa, interpretación magistral, orquesta numerosa y un arreglo que, no se necesita saber de música, le tomamos un sentido diferente. Emocionante. Desde siempre escuchamos la canción con el mismo José José, con la misma orquesta, el mismo arreglo, pero nunca le tomamos la atención de esta ocasión. Hasta el nudo en la garganta, sin exagerar, y el deseo de aflorar emociones guardadas en el baúl de los recuerdos. Qué sabroso. Escribe este columnista porque quiere hacerlo, compartirlo, invitar a los amigos a esquivar tanta mugre, las relaciones perversas entre políticos, el vano esfuerzo de los gobernantes por justificarse, la entrega de medios desvergonzados a los que siempre han pagado bien y los tienen funcionarios tontos, de medio pelo, a su merced, con la consecuente desinformación que la gente ya no es atrapada, porque para fortuna de todos, la percepción en base a tanto mal gobierno, se ha agudizado y no caen en redes arbitrarias.

         ¿Qué nos quita, para aligerar la carga de tanta mala política, de vez en cuando echarse un clavado en rubros tan reconfortantes como la música?

         Escuchar “El Triste” es sabroso, pero verlo en su primera ocasión lo esa más. Total, no perdemos nada.


Si tienes algún comentario o denuncia envía un correo a chinelo.guardian@gmail.com